Agencia Stop Rumores: Cuando la mentira se pasea como verdad

str

 

Los cotilleos son el medio más viejo. Son patrañas o bien verdades a medias que se pasean como verdades absolutas. Son aseveraciones arraigadas, en general, con una base en la ignorancia o bien el interés. Y, sobre todo, se identifican por tener una cualidad esencial: se expanden con una velocidad increíble; causa primordial de que sean tan bastante difíciles de contener y, sobre todo, quitar.

Y no obstante, se puede. La oración sirve de motivación en el origen de Stop Rumores. Una iniciativa que pretende facilitar y poner a predisposición de cualquier persona herramientas que dejen desarticular cotilleos. Deshacerlos pieza a pieza para probar que no son más que eso: chismes, estruendos, falsedades. Una tarea que se transforma en vital para la buena convivencia, el respeto entre los vecinos. Para aprender y saber gozar de la diversidad.

Se puede, claro. Cualquier persona en cualquier lugar. Es otro de los pilares de Stop Rumores, cuya eficiencia se fundamenta en el trabajo en red, en llegar a más gente, en expandir la verdad en los cauces del rumor. Por eso es tan vital la tarea de los llamados Agentes Antirumor. Personas que han asumido los conocimientos y herramientas para batallar contra los cotilleos en cualquier contexto: en el trabajo, en una comida familiar, en el bar con los amigos, en el viaje en tren.

Para ello, un aspecto fundamental debe ver con los datos, estadísticas o bien informes que dejen contar con de información objetiva con la que batallar contra los cotilleos. Fuentes fiables y verificadas que dejan contar con razonamientos claros y breves para desenterrar la verdad y sacarla a resplandecer. En Stop Rumores se presenta toda esa información de forma muy gráfica, fácil y simple de entender en las infografías que desmontan los 5 primeros cotilleos en los que se centra el proyecto. Apenas un punto de inicio para ampliar la cobertura a otros aspectos relacionados con las personas inmigrantes y, más adelante, otros colectivos.

Los datos, no obstante, no sirven por sí solos para desmontar un rumor. Hace falta ir a la raíz, a la experiencia. Al nivel sensible donde tiene sus cimientos. Y es ahí cuando entran otras cuestiones a tener en consideración como el respeto a la opinión de la otra persona, hallar el instante conveniente, la escucha activa o bien la convidación a la curiosidad son ciertos aspectos básicos en el momento de desmontar cotilleos, son básicos,rumores, son básicos, tal como recoge el Manual Antirumor creado por Stop Rumores. Los Agentes Antirumor saben hallar esos espacios apropiados, conocen de qué forma llevar la charla a su terreno y logran, por lo menos, que la otra persona se replantee si lo que cuenta es un rumor o bien una verdad. Será la primera piedra que contendrá el río de cotilleos.

Son muchos los recursos que, a nivel on line, va a poder emplear cualquier persona desde Stop Rumores: vídeos, informes, infografías… Materiales que, además de esto, dejarán ampliar la red del proyecto vía redes sociales como Facebook y Twitter, que tienen asimismo una enorme capacidad para repartir los mensajes, para activar la duda en aquellos que creen que los cotilleos son verdad. Paremos los cotilleos. Convivamos mejor. Se puede.

Autor de este articulo: Nacho Sánchez técnico del proyecto Stop Rumores.

 

Deja un comentario