Aldeas Infantiles SOS: Un hogar para cada niño

Sin títulovvqsddq-2

 

Aldeas Infantiles SOS es una organización internacional, privada, de ayuda a la niñez, no lucrativo, interconfesional y también independiente de toda orientación política. Nació en mil novecientos cuarenta y nueve en Imst (Austria), urbe en la que nuestro creador, Hermann Gmeiner, creó la primera Aldea Infantil SOS para ofrecer un hogar a los pequeños que habían quedado huérfanos a lo largo de la Segunda Guerra Mundial. En poco más de sesenta años el trabajo de Aldeas Infantiles SOS se ha extendido a ciento treinta y cuatro países, en los que atiende a centenares de miles de familias y pequeños desfavorecidos.

En Aldeas Infantiles SOS asistimos a las familias frágiles, trabajando con ellas a fin de que puedan atender apropiadamente a sus hijos. Cuando esto ya no es posible, por diferentes circunstancias, resguardamos a los pequeños que se han visto privados del cuidado de su familia. Estos pequeños medran en nuestras Aldeas, en un hogar conveniente y con una madre SOS que va a ser su figura de referencia a lo largo de múltiples años, atendiendo sus necesidades de cariño y capacitación hasta el momento en que puedan ser independientes.

Con esta forma de trabajo, centrada en las necesidades de los pequeños, Aldeas Infantiles SOS llega a España en mil novecientos sesenta y siete. Cinco años después se inaugura la primera Aldea en Barcelona. En mil novecientos ochenta y uno se forma formalmente la Asociación que regula la tarea nacional y en mil novecientos ochenta y tres es declarada útil pública por el Consejo de Ministros. Desde entonces ha multiplicado sus programas de prevención y protección en 8 provincias españolas: Barcelona, Pontevedra, Madrid, Granada, Cuenca, Santa Cruz de Tenerife, Zaragoza y Las Palmas.

Si deseas saber más de nosotros visita nuestra página web www.aldeasinfantiles.es o bien llámanos al teléfono novecientos dos treinta y tres veintidos veintidos.

 

Un articulo efectuado por la organizacion: Aldeas Infantiles SOS

 

Deja un comentario