Así quedan las pensiones y prestaciones con la nueva subida

Los nuevos Presupuestos Generales del Estado (PGE) de dos mil veintiuno han entrado en vigor el día 1 de enero, trayendo incrementos en las diferentes pensiones y posibilidades. Estos aumentos, se aplicasen en las futuras nominas desde la nomina de enero y se van a percibir entre finales de enero y principios de febrero. Dependiendo de la data frecuente de pago de las distintas posibilidades, subsidios o bien pensiones. Ahora los explicamos.

Comenzamos resaltando la subida de un cinco% del IPREM (indicador público de renta de efectos múltiples), el que llevaba una década congelado.

Esto es un hecho esencial, puesto que el IPREM se usa como referencia para determinar la cuantía de abundantes subsidios y ayudas sociales, las que asimismo se van a ver aumentadas.

Prestación por desempleo

Acorde con el IPREM, se va a ver aumentada en un cinco%. En dos mil veinte, ha sido de cuatrocientos treinta euros por mes y en dos mil veintiuno va a ser de cuatrocientos cincuenta y uno con cinco euros mensuales.

Subsidios por desempleo

También van a estar incrementados en un cinco%.

Ingreso mínimo vital

El IMV va a tener un incremento de un 1’8%. La prestación alcanzará los cuatrocientos sesenta y nueve con ocho euros por mes en doce pagas, en frente de los cuatrocientos sesenta y uno con cinco euros mensuales de este dos mil veinte, en el caso de hogares de un solo adulto. La máxima cuantía va a llegar a los mil treinta y tres euros por mes, en frente de los mil quince de dos mil veinte, para los hogares que reciban el IMV más elevado.

Prestaciones no contributivas

Al igual que el IMV, las PNC se incrementan en un 1’8%. Así, si se cobra íntegra se va a percibir un monto anual de cinco.639,20 euros, cuatrocientos dos con ocho euros por mes.

Pensiones

En general, se ha producido un incremento de las pensiones de un 0’9%. Este incremento ubica la pensión máxima en dos mil veintiuno en los 2.707,49 euros mensuales en catorce pagas, 37.904,86 euros anuales.

Por el contrario, en el caso de las pensiones mínimas quedarían así:

  • Pensión de jubilación contributiva: la más reducida cuando el adjudicatario tiene sesenta y cinco o bien más años alcanza los seiscientos cincuenta y cuatro con seis euros mensuales, en el caso de no tener cónyuge a cargo. Cuando el titular de la pensión tenga menos de sesenta y cinco años, la mínima es en un caso así de seiscientos nueve con cero euros por mes. La pensión para una persona mayor de sesenta y cinco años que proceda de una enorme invalidez va a contar con una mínima de novecientos ochenta y uno con nueve euros mensuales en esta situación.
  • Pensión de viudedad más baja: la que perciben las adjudicatarias con menos de sesenta años, queda en los quinientos veintidos con cinco euros por mes. La mínima para las personas de entre sesenta y sesenta y cuatro años alcanza los seiscientos cuarenta y cinco con tres euros en dos mil veintiuno y la que perciben las titulares de más de sesenta y cinco años o bien las personas con discapacidad igual o bien superior al sesenta y cinco% llega a los seiscientos ochenta y nueve con siete euros por mes. En caso de tener cargas familiares, la pensión mínima de viudedad va a ser de setecientos noventa y siete con nueve euros por mes.
  • Pensión de incapacidad permanente: la más baja entre las pensiones de gran invalidez es de novecientos ochenta y uno con nueve euros por mes, cuando la persona adjudicataria no tiene cónyuge a cargo. La mínima entre las pensiones absolutas alcanza los seiscientos cincuenta y cuatro con seis euros mensuales y entre las pensiones de incapacidad permanente total es de quinientos cuatro euros por mes, si el adjudicatario es una persona de menos de sesenta años y la incapacidad está derivada de una enfermedad común.
  • Pensión de orfandad: la mínima es de doscientos diez con ocho euros por mes por adjudicatario y de cuatrocientos diecisiete con cuatro euros mensuales si el adjudicatario es menor de dieciocho años con una discapacidad en grado igual o bien superior al sesenta y cinco%. En la orfandad absoluta el mínimo se acrecentará en 7.315,00 euros/año distribuidos, en su caso, entre los adjudicatarios.

Prestación por hijo a cargo

La cuantía de esta prestación queda congelada a lo largo del año 2021. Esto se debe a la entrada en vigor del IMV, y que tiene como propósito terminar diluyendo la prestación por hijo a cargo.

Desde distintas entidades sociales piden al Gobierno que se sostenga esta ayuda. Dado que hasta el instante, es la única ayuda contra la pobreza infantil para familias de escasos recursos. Las cantidades se sostienen en los trescientos cuarenta y uno euros anuales (veintiocho con cuarenta y uno euros mensuales) para las familias de escasos recursos con menores a cargo sin discapacidad y de quinientos ochenta y ocho euros por año cuando el hogar está en pobreza severa.

La situación de las familias con hijos a cargo con discapacidad es diferente. En estos casos la ayuda si continuará con independencia del IMV, y, en consecuencia, la cuantía sí que sube.

  • Para las familias con hijos a cargo con una discapacidad igual o bien superior al treinta y tres%, la cuantía alcanza los mil euros por año (ochenta y tres con treinta y tres euros mensuales).
  • Para las familias con menores con una discapacidad igual o bien superior al sesenta y cinco% llega hasta los 4.790,40 euros.
  • Cuando la discapacidad es superior al setenta y cinco%, la cantidad llega a los 7.185,60 euros anuales.

Ficha completa

Descarga la ficha de los incrementos en PDF desde aquí

Deja un comentario