Ayudas a autónomos para hacer frente al coronavirus

La pandemia del coronavirus ha arrasado con los negocios de miles de autónomos en nuestro país. El 28,8% de los trabajadores autónomos -936.000 del total de 3,2 millones afiliados al RETA- cuantifican sus pérdidas en más de 30.000 euros este año por las restricciones y cierres aprobados para frenar los contagios. Según se desprende del barómetro de noviembre realizado por la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) con un total de 2.135 respuestas.

Los autónomos calculan un agujero de 60.000 millones de euros en términos de ingresos en lo que llevamos de 2020. Con sectores especialmente golpeados como el de la organización de eventos, ocio infantil, ocio nocturno, comercio y hostelería.

Si mostramos cifras en porcentajes, con un 84,9% prevén una caída de su facturación y de estos. Más de la mitad, unos 1.700.000, verán disminuida su actividad por encima del 60%. Hay también un 6,4% que declaran no estar ingresando nada en estos momentos. Por otro lado, apenas un 9,7% aseguran que han mantenido los mismos niveles que un año antes y un 3,2% indican haber vendido más a pesar de todo.

A esto se une que un 9,9% de los autónomos, un total de 300.000, aseguran que tendrán cerrar su negocio. Además, aunque un 88,4% piensan que seguirán con su actividad, más de la mitad de estos (56,2%) no sabe a fecha de hoy si podrá seguir a medio plazo. «Se avecina un desastre para autónomos, empresas y trabajadores si no se acompaña de un plan urgente de medidas económicas.

La segunda ola de la pandemia ha vuelto a dejar bajo mínimos a miles de autónomos y pequeños negocios. Ahora, además de por la incertidumbre y la caída de la demanda, también se han visto afectados por el estado de alarma, el toque de queda y las nuevas restricciones que imponen las comunidades autónomas.

Desde hace más de dos semanas, miles de autónomos al frente de bares, restaurantes, agencias de viaje, locales de ocio nocturno o negocios relacionados con el transporte se han visto obligados a cerrar la persiana

Alrededor del 20% de los encuestados, 620.000 trabajadores por cuenta propia, no pueden abrir en estos en estos momentos, y de estos, un 4,1% afirman llevar con su local cerrado desde el pasado marzo. Además, un 56,5% recuerdan que, aunque han abierto, están funcionando solo al 50%. Únicamente el 15,7% de los encuestados por ATA dicen operar con total normalidad y apenas un 3% admiten funcionar incluso mejor que antes de la pandemia.

Medidas del Gobierno para autónomos

El Gobierno puso en marcha más de veinte medidas diferentes desde que se declaró el estado de alarma para ayudar a los autónomos más afectados por la crisis del coronavirus. Algunas de las más importantes han sido las diferentes prestaciones por cese de actividad, las líneas de avales del Instituto de Crédito Oficial (ICO) y los aplazamientos de impuestos.

  • Aplazamiento bonificado en el pago impuestos
  • Prestación extraordinaria por cese de actividad para los trabajadores autónomos
  • Adaptación del pago de tributos a los ingresos reales de los autónomos
  • Reducción pago fraccionado a pagar en IRPF e IVA descontando los días de estado de alarma en el primer trimestre de 2020
  • Medidas de flexibilización de los procedimientos de suspensión de contratos y reducción de jornada (ERTEs) por causa de fuerza mayor
  • Reducción de las cotizaciones para determinados trabajadores agrarios durante los periodos de inactividad en 2020
  • Línea de Avales
  • Ampliación de la financiación del ICO
  • Línea de financiación para atender a las empresas y autónomos del sector turístico y actividades conexas afectados por el COVID-19
  • Posibilidad de supeditar el pago de las deudas tributarias a la obtención de financiación a través de la Línea de Avales del ICO
  • Moratoria hipotecaria
  • La moratoria deuda no hipotecaria
  • Moratoria de las cotizaciones sociales y del pago de deudas a la Seguridad Social para los autónomos
  • Aplazamiento de pagos de préstamos concedidos por comunidades autónomas o entidades locales
  • Flexibilización de los contratos de suministro de electricidad y gas natural para autónomos y empresas
  • Bono eléctrico
  • Disponibilidad planes de pensiones
  • Moratorias o ayudas en relación con la renta arrendaticia de la vivienda habitual
  • Aplazamiento pago alquiler locales comerciales

En el siguiente enlace se encuentran todas las medidas desarrolladas www.mineco.gob.es

Además de las medidas ofrecidas por el Gobierno, al igual que sucedió en la primera ola de la pandemia, casi todas las comunidades autónomas han lanzado diferentes líneas de ayudas para complementar las medidas económicas del Gobierno central.

Cómo tributará un autónomo perceptor de alguna ayuda durante la pandemia

Muchos de los autónomos que perciban una ayuda durante la pandemia tendrán que tributar por algunas de las ayudas que recibieron. Algunos no notarán la repercusión porque las enormes pérdidas que han sufrido y las que podrían llegar en los próximos meses – compensarán en el IRPF este ingreso adicional. Pero, los que consigan recuperar una parte significativa del negocio se encontrarán con que tendrán que pagar a Hacienda por lo que cobraron.

Más de la mitad del colectivo percibió alguna de las modalidades de prestaciones por cese de actividad. Hasta hace poco no quedaban claras las implicaciones fiscales de estas ayudas. Ya que ninguna de las normas en las que han estado reguladas especificaban nada sobre si estaban o no sujetas a tributación.

Desde la Administración advirtieron que todavía es pronto para saber exactamente qué implicaciones fiscales tendrá el cese de actividad. Pero, por el momento, lo que sí tienen claro es que tributará, y que lo hará además como rendimiento de trabajo.

Domingo Gallego, asesor fiscal de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) coincide con esta interpretación: «de momento, y mientras no haya un posicionamiento diferente por parte de la Administración, el cese de actividad tributará por rendimientos de trabajo. Esto significa que por los primeros 2.000 euros de esta ayuda no habrá que pagar impuestos, porque tienen una exención por rendimientos de trabajo».

De este modo, «los autónomos que coticen por la mínima y sólo hayan percibido durante dos meses el cese de actividad no tributarían por esta ayuda, ya que habrían cobrado menos de 2.000 euros. Esto no quiere decir que no se tenga que imputar en IRPF. Habrá que incluir los ingresos, pero no se pagará por ellos», explicó Gallego.

Recomendaciones

Aún con todo, según los expertos, lo más recomendable es que si se han recibido, por ejemplo, 1.000 euros del Estado, se guarden siempre 400. Porque en la mayoría de los casos, de una forma u otra, habrá que devolver la parte que corresponda en función del tipo marginal que tenga el autónomo.

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email