Clientelismo político y social

El “Clientelismo” brota como una relación entre las acciones políticas y la ciudadanía, donde se genera un intercambio de recursos y ayudas económicas, para lograr una fidelidad de voto. Sin embargo este género de Clientelismos no entrega la posibilidad de salir de esta situación, en tanto que son ayudas que se conceden por un tiempo limitado, y no se trabaja con la persona en su desarrollo personal, solo cubren las necesidades básicas que tienen en ese instante.

compra-de-votos

Es un empleo excesivo de los Servicios Sociales, donde la ciudadanía se conformaría con las ayudas que perciben sin efectuar cambios, para alterar la situación en la que se hallan.

Este término existe desde la temporada de los patrones y campesinos, donde los dos conseguían un beneficio el uno del otro, mas los campesinos jamás conseguirían mudar su estatus.

Elizabeth Jelin (mil novecientos noventa y cuatro), socióloga argentina, plantea 2 puntos de vista:

  • Una forma de dominio y control sobre aquellos que precisan ayuda, sin posibilidad de desarrollarse.
  • Una relación social solidaria.

En los dos casos, lo que cabe destacar es una desigualdad de poder.

Diferentes Tipos de Clientelismo:

  • Clientelismo Forzado: Por la precaria situación en la que se halla el “Cliente”, o bien presiones por la parte del usuario cara la parte que presta la ayuda (hay una falta de confianza entre las dos partes).
  • Clientelismo Ilusionario: se da un grado de confianza y fidelidad entre las dos partes, si bien puede llegar a no cumplirse lo prometido.
  • Clientelismo Moderno: Es un clientelismo sin compromiso alguno, en tanto que la persona asiste a la Administración a pedir una ayuda, sin conocer anteriormente a quien te va a atender.

Clientelismo

 

Deja un comentario