Coaching y Trabajo Social, una relación a tener en cuenta

Dos profesiones diferentes que guardan relación y efectúan tareas afines. Una de ellas, principalmente de tendencia y la otra bastante injuriada. Dos términos que se mezclan y confunden en distintas ocasiones. Esto es lo que sucede respecto al Coaching y el Trabajo Social.

 
Coaching y Trabajo Social, una relación a tener en cuenta mayo 11, 2021 Recursos Técnicos, Trabajo Social Coaching, Trabajo Social

¿Qué me ocurre a este respecto?

En mi experiencia como trabajador social autónomo y moviéndome en espacios de negocios, más de una vez el Coaching ha aparecido en escena. Principalmente por 2 factores. Bien por cruzarme con esta clase de profesionales. O pues en más de una ocasión me dijesen: “a, pero lo que tú haces es como el coaching” (refiriéndose a mis servicios de facilitación de conjuntos).

Cuándo ocurre lo primero, por norma general no veo a este profesional como una competencia. Al contrario, me acostumbra a resultar positivísimo conocer más a fondo que hace y de qué manera trabajo, puesto que estimo que mi tarea puede ser complementaria a la suya.

Si se da la segunda situación, tampoco lo reniego si bien me suene producir más discrepancias. En ocasiones pasa que me afirman que lo denomine de esta manera (pues la gente lo conoce más), cosa que suelo negar en tanto que resalto: «yo soy trabajador social, no coach«. No tengo capacitación a este respecto ni es mi base”. Aunque bien es verdad que, a veces, si recurro a mentarlo como punto de inicio, para dejar claro exactamente en qué consiste mis servicios. Suelo decir: “algo similar al Coaching, pero…”

Esta es mi realidad más próxima. Pero en más de una ocasión me he encontrado intercambiando creencias con compañeros de profesión a este respecto. Y, sobre todo, sale la preocupación de que el Coaching esté ocupando un espacio profesional nuestro. Así como ciertas críticas al aspecto de la moda y la “titulitis” (que su título tiene más valor que el nuestro).

Ubicando el Coaching

Dicho todo esto, me resulta oportuno poner en situación respecto al Coaching. Quizá la conocemos, mas considero que, si bien esta profesión que esté bastante de tendencia, verdaderamente es una enorme ignota en su base.

Así puesto que, conforme la Wikipedia, señala lo siguiente sobre el Coaching:

  • El entrenamiento (anglicismo que procede del verbo inglés to coach, «entrenar») es un procedimiento consistente en acompañar, educar y adiestrar a una persona o bien a un conjunto de ellas, con el propósito de lograr cumplir metas o bien desarrollar habilidades específicas.

(…) es en el ambiente empresarial y personal lugar desde el que se conoce por entrenamiento al proceso interactivo y transparente a través de el que el entrenador o bien adiestrador y la persona o bien conjunto implicados en tal proceso procuran el camino más eficiente para lograr los objetivos fijados utilizando sus recursos y habilidades

Además, asimismo resulta interesante leer lo que se señala sobre el proceso:

  • El adiestrador se compromete con su entrenado en una coalición de cooperación, estableciendo unos objetivos específicos y diseñando un plan de acción que les deje alcanzarlos en los plazos establecidos. Este plan va a fijar una serie de encuentros entre los intervinientes que dejen lograr la finalidad prevista, acompañado de otro conjunto de actividades destinadas a progresar aspectos específicos de la persona en adiestramiento.
  • Para la eficiencia del entrenamiento influye el género de relación que se establezca y se precisa que esté basada en la confianza entre los dos participantes, así el adiestrador puede ser, no solo un directivo del adiestramiento de coachee, sino más bien asimismo un asesor que le asista a crear en los procedimientos.

Sobre esta relación de profesiones

Partiendo de lo comentado previamente, ahora cabe examinar la relación entre las dos profesiones. Así como los puntos en común y las diferencias. Quizá ya habéis atisbado ciertas, mas resalto cuatro aspectos que, para mí, son más significativos:

  • El Coaching prosigue ciertas metodologías y emplea técnicas concretas. Algunas son diferentes y otras en común al Trabajo Social. Ahora, como existen muchos Coach que, además de esto, son sicólogos o bien trabajadores sociales, al final se mezclan recursos de las dos.

  • Ambos trabajos procuran exactamente el mismo objetivo, si tomamos en cuenta el trabajo con la persona. Aunque bien es verdad que al Coaching se semeja más a la sicología que al Trabajo Social, en tanto que esta segunda asimismo pone el foco en conjunto y comunidad.

  • En las dos, la intervención trabaja con las capacidades de la persona, situándole como actor del propio cambio. Ahora bien, el Trabajo Social cuenta con poder usar otros recursos, como la red comunitaria, recursos económicos (de derechos existentes), recursos materiales de proyectos o bien programas… Es decir, un entrenador jamás va a poder usar pedir una RMI o bien un acceso a una residencia (para mujer víctima de violencia sexista, por poner un ejemplo). En todo caso puede guiarle a fin de que tome la resolución de asistir a Servicios Sociales.

  • La visión del trabajador social es más periférica en lo que se refiere a la transformación, incluyendo no solo el aspecto del individuo, sino más bien los posibles cambios sociales, en otros espacios, que resultan asimismo precisos.

 
Coaching y Trabajo Social, una relación a tener en cuenta mayo 11, 2021 Recursos Técnicos, Trabajo Social Coaching, Trabajo Social

Lo optimo: edificar juntos y confluir

Llegados a este punto, cabe acabar con determinados aspectos que me resultan interesantes, dirigidos a que las dos profesiones converjan y se alimenten la una a la otra. Y es que confío totalmente en las grandes posibilidades de crear sinergias que produzcan soluciones y también intervenciones considerablemente más eficaces y eficaces. En terminante, apuesto por edificar juntos en lugar de enfrentados.

Así, creo oportuno que edifiquemos juntos. Si el entrenador es además de esto trabajador social, eso que va a tener ganado para este aspecto. Pero si no, debemos tener una apertura de miras, y destacar cuál es el valor añadido que podemos aportar desde el Trabajo Social. Actuando de esta forma, además de esto, lograremos posicionarnos más y mejor profesionalmente.

Por último, agrego una aportación de terminología que facilite esta construcción. Y es que tengo un término que estimo abarca a entrenadores y trabajadores sociales (aun sicólogos o bien educadores sociales) que efectúan esta labor con estas metodologías comentadas: FACILITADOR. Porque, al fin y al postre, lo que hacemos es facilitar un proceso de cambio (individual, grupal o bien comunitario).

Deja un comentario