Como actuar frente a una situación de despido: Cuestiones

despido-nuevos-caminos

Hay múltiples cuestiones que aclarar en materia de despido que no hemos contestado en los artículos anteriores:

  1. Como actuar frente a una situación de despido: Tipos de despido
  2. Como actuar frente a una situación de despido: Pasos a seguir en el momento del despido
  3. Como reclamar ante una situación de despido

Por ello terminaremos el artículo con este “cajón de sastre” de preguntas que nos podemos hacer respecto de lo hablado.

¿Si no tengo permiso de vivienda o bien no estoy dado de alta, puedo demandar por el despido o bien hacer otras reclamaciones laborales?

Rotundamente sí. No se deje mentir o bien atemorizar por la gente o bien los empleadores que le afirmen lo contrario; una relación laboral sin contrato y sin alta (sin vivienda o bien con ella) es una relación laboral válida, existente y que produce derechos del mismo modo (si bien no todos y cada uno de los de una relación legal, meridianamente). Se puede demandar por un despido y demás cuestiones laborales, solo existe el inconveniente de que va a haber que acreditar en juicio que la relación laboral y el despido han existido, puesto que no hay documentación de ello en la Seguridad Social o bien por escrito. En cualquier caso en estos procedimientos se acostumbra a llegar a un pacto ¿Por qué? Porque si se reconoce una relación laboral sin alta en vía judicial el empleador, además de la indemnización nuestra, puede enfrentarse a una multa de Inspección de Trabajo por una falta administrativa al no tener de alta a un trabajador.

¿Si mi contrato es temporal o bien de obra y servicio estoy en mi derecho a indemnización?

Si eres despedido ya antes de la finalización del contrato o bien de la obra y servicio para los que has sido contrato lógicamente puedes demandar el despido. En caso de la finalización de los dos contratos estás en tu derecho a una indemnización.

  • En los contratos firmados hasta el 31/12/2011:  ocho días de sueldo al año trabajado.
  • En los contratos firmados desde el 1/1/2012:  nueve días al año.
  • En los contratos firmados desde el 1/1/2013:  diez días al año.
  • En los contratos firmados desde el 1/1/2014:  once días al año.
  • En los contratos firmados desde 1/1/2015:  doce días al año.

A esto hay que agregar una cuestión y es que si enlazas, aproximadamente, de manera continua contratos temporales en una compañía la relación laboral tiene condición de indefinida (de forma enmascarada) y vas a tener derecho a las ventajas de semejante condición.

¿Qué salvedades hay si soy empleado de hogar?

En este caso, siendo una relación laboral singular (y demasiado desamparada), hay unas diferencias notables con el resto. La primera es que el empleador puede renunciar de tus servicios abonándote una indemnización (más demás conceptos que te deba) menor que la de un despido si lo hace en las formas convenientes. Estas formas son hacerlo por escrito, con un periodo de antelación a fin de que puedas buscar otro trabajo y normalmente dejando perseverancia de su resolución. Sin embargo si fulminantemente te manifiesta que desea que te vayas generalmente se considera un despido (es un punto discutido) y se te deben abonar veinte días al año trabajado.

La cuantía de un desistimiento es la siguiente:

  • Los contratos precedentes a enero de 2012: siete días de sueldo al año trabajado.
  • Los contratos siguientes a esa fecha: doce días de sueldo al año trabajado.

De igual forma un empleado de hogar, si bien su despido sea improcedente, no puede decantarse por la readmisión en su puesto puesto que se comprende que el domicilio es algo íntimo y absolutamente nadie tiene obligación de aceptar a absolutamente nadie que no desee en su casa.

Otra desventaja es que si bien la baja del trabajo no sea voluntaria no hay derecho de percibir el paro pues no se cotiza por tal contingencia.

Deja un comentario