Como actuar frente a una situación de despido: Pasos a seguir en el momento del despido

Preaviso-para-el-despido-disciplinario

Muchos de nosotros nos hemos enfrentado ante la posibilidad o la certeza de un despido. Por motivos diversos el empleador decide despedirnos en un momento dado. La pregunta siempre es la misma ¿puede hacerlo sí o no? La respuesta es que él puede hacer lo que quiera pero luego, depende de los motivos y formas en que lo haya hecho, nosotros podemos reclamar y obtener que se nos reconozcan los derechos (indemnización y readmisión) que rara vez, por propia voluntad, nos reconocen los empleadores. Eso sí, tras las reformas laborales (2010 y 2012) es mucho más barato despedir a un trabajador.

En el mismo momento que recibimos constancia por medio de una carta, un documento o de palabra de que vamos a ser despedidos es importante seguir los pasos que se detallan a continuación:

1. No firmar nada precipitadamente:

Cuando nos presenten un finiquito o liquidación junto con una cantidad de dinero y nos digan que tenemos la obligación de firmarlo o nos dicen que es lo mejor para nosotros etc. no hay que fiarse (salvo que ya se haya asesorado con un abogado y éste le haya dado su visto bueno) dado que normalmente si firmamos lo que nos dan como liquidación (inferior por lo general a lo que nos corresponde) perdemos la opción de reclamar con posterioridad el despido o las cantidades que nos deban de otros conceptos. Esto es así dado que normalmente en la liquidación o finiquito que nos ofrecen se estipula (o si no se entiende por parte de muchos jueces) que no tenemos nada más que reclamar por ningún concepto. Lo cual nos impide ir a la vía prejudicial y judicial para reclamar.

No tenemos obligación de firmar absolutamente nada. A veces se aprovechan de la ignorancia de la gente para que firmen y se conformen asustándolos o amenazándolos. No tenemos porqué firmar nada.

2. Consultar rápido con un profesional: 

El plazo para reclamar por un despido es muy reducido (20 días tras el mismo despido) con lo cual no debemos perder tiempo si queremos reclamarlo o, aunque sea, consultar con algún profesional para orientarnos. Una vez pasados los 20 días se pierde todo derecho de reclamar por dicho despido y, por tanto, quedamos atados de pies y manos legalmente.

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email