Como afecta la pobreza en el desarrollo infantil

España es el segundo país con más pequeños bajo riesgo de caer en la pobreza de la Unión Europea, un total de dos,7 millones de menores se hallan bajo riesgo de exclusión social.

La crisis está afectando a uno de los colectivos más frágiles, en tanto que 27,5% de los menores de dieciseis años viven en hogares que están bajo el umbral de pobreza, y es una situación de la que no pueden salir por sus medios.
 
pobreza-infantil5
 
Sin embargo, conforme el último Informe de UNICEF, los presupuestos destinados a la niñez desde dos mil siete han caído un seis con ocho % y un catorce con seis % desde dos mil diez hasta dos mil trece.

España invierte poquísimas ayudas económicas a las familias con hijos, y además de esto hay un reparto desigualitario entre las Comunidades Autónomas. En dos mil catorce se dotaron diecisiete millones en el reparto del fondo contra la pobreza infantil, de los que uno con cuatro millones fueron destinados a la atención, prevención de la marginación y también inserción del pueblo gitano. Beneficiándose las Comunidades menos pobladas, por poner un ejemplo, Comunidades como Madrid o bien Cataluña recibieron dos o bien tres euros por pequeño bajo riesgo de pobreza o bien exclusión social, en frente de La Rioja que consiguió cincuenta y cinco euros por cada menor.

¿De qué manera puede afectar a los menores esta situación en un largo plazo?

La dura coyuntura económica que están padeciendo muchos de los menores en España, pueden crear problemas en su desarrollo físico, sicológico y educativo.

Una mala alimentación en edades tempranas puede provocar enfermedades cardiovasculares, anemias, descalcificación en los huesos, inconvenientes respiratorios,…en edad adulta, y puede provocar un acortamiento en la esperanza de vida.

A nivel psicológico, los menores que estén en esta situación, en edad adulta van a poder sufrir depresión, ansiedad y estrés, en tanto que un buen desarrollo mental en los primeros cinco años de vida es esencial. Y en los hogares perjudicados por el paro, bajos recursos económicos o bien desahucios, son familias que viven muy presionadas y inquietas, y estos estados de ánimos son aprendidos para los más pequeños, que van a desarrollar inconvenientes de independencia y también inseguridad. También se pueden dar conductas violentas de adultos, por haber vivido situaciones de ira y tristeza en su hogar a edad temprana.

Además muchos menores se sienten frustrados, y fatalistas respecto a su porvenir.

En menores que se hallan bajo riesgo de pobreza o bien exclusión social tienen un nivel alto de fracaso escolar, el agobio sufrido en casa les puede provocar inconvenientes de concentración en el estudio, un mal desarrollo cognitivo que le impida efectuar estudios superiores, llegan al instituto cansados y preocupados, y cuando llegan a casa no tienen la atención precisa, y todo el conjunto de estas situaciones genera contrariedades en la capacidad de aprendizaje.

Desde UNICEF alertan que los menores que se hallan en situación de pobreza van a estar marcados para toda la vida.
 

[wpcc-iframe src=»https://www.youtube.com/embed/8ZcLtTmqgtI» width=»725″ height=»350″ frameborder=»0″ allowfullscreen=»allowfullscreen»]

 
Fuentes:

EAPN-ESPAÑA

UNICEF

Cadena Ser

Rtve
 

Deja un comentario