Como reclamar la resolucion o la valoración concedida de la Ley de Dependencia

Cuando una persona pide la Ley de Dependencia, debe someterse a una valoración de su estado de salud, como de sus capacidades para encarar las labores al día.

Cada Comunidad Autónoma cuenta con un baremo por el que se establecen los criterios objetivos de valoración del grado de autonomía de la persona. De su capacidad para efectuar las diferentes actividades de la vida diaria y los intervalos de puntuación para cada uno de ellos de los grados de dependencia.

La valoración es hacía por un equipo técnico especializado, que aplica el baremo previamente relacionado. Además de preguntar el informe médico de la persona demandante.

Una vez efectuada dicha valoración, va a recibir una resolución de exactamente la misma. La como determinará el grado de dependencia que esta persona tiene. Y, por ende, los servicios a los que puede acceder.

Qué significa cada valoración

Si a esta persona se le otorga un grado 1, se señala que tiene una dependencia moderada. Es decir, que cuenta con determinada autonomía y capacidad para encarar el día tras día, mas que precisa de determinada ayuda para efectuar tal vez las labores más pesadas.

Si se le otorga un grado 2, quiere decir que tiene una dependencia severa, y que precisa de un mayor apoyo y asistencia para efectuar sus labores rutinarias.

Un grado 3, señala una enorme dependencia, con lo que la asistencia cubre en mayor medida a esta persona, que presentan grandes contrariedades para su cuidado personal y del hogar.

La última opción que nos hallamos frente a una valoración es que esta sea negativa. Es decir, que aplicando el baremo no se han conseguido los puntos suficientes para estimar que esta persona sea dependiente.

Qué hacer si no estamos conformes con la resolución

Es posible que la persona demandante, o bien su ambiente próximo, no esté conforme con la valoración que se ha efectuado. Ante esta situación, existen la posibilidad de recurrir, y solicitar una revisión.

El grado de dependencia siempre presenta la posibilidad de revisión. Ya que, el estado físico y de salud de una persona puede ir cambiando con el tiempo.

En la mayor parte de los casos, tiende a empeorar. Por lo que es muy posible que el grado y los servicios concedidos a una persona resulten deficientes pasado cierto tiempo.

El único caso en el que no puede recurrirse la valoración es en caso de que se conceda un grado tres, en tanto que este es el máximo posible establecido.

Cómo efectuar la reclamación

Lo primero que debemos tener en consideración es, que, la Ley de la Dependencia es gestionada por las autonomías y por consiguiente, en cada comunidad va a poder cambiar el procedimiento de reclamación.

Una vez se reciba la resolución de la dependencia por la parte de la Administración, se puede recurrir a través de la interposición de recurso de alzada. En el plazo de un mes desde el instante en que la Administración resuelva, o bien de tres meses desde el instante en que pasa el plazo a fin de que responda, o sea, en el caso de generarse silencio administrativo.

En ciertos casos, posiblemente esta reclamación se pueda efectuar a través de un modelo general de instancia, o bien otro modelo equivalente. Es por este motivo que deseamos insistir a la diversidad dados estos trámites en dependencia de la Comunidad Autónoma en la que nos hallemos.

Lo más aconsejable, en el caso de apreciar demandar una resolución en lo que se refiere al grado de dependencia concedido, es que se asista a los servicios sociales de la zona. Desde ahí, les van a poder aconsejar sobre el camino a proseguir, como la documentación precisa para efectuar dicho trámite.

Información adicional

Deja un comentario