Diferencias entre la Prestación del Paro y los Subsidios por desempleo

Muchas veces charlamos de las ayudas del paropara abarcar 2 géneros de posibilidades muy, muy diferentes, que son las posibilidades y los subsidios.

Por un lado, cuando charlamos de prestación nos referimos a que la persona adjudicataria ha estado cotizando a la seguridad social y, que por el motivo que sea, se ha quedado en el paro (desempleado) y por haber estado cotizando el tiempo pertinente está en su derecho a una cuantía económica. Muchas veces asimismo nos referimos a esta como prestación contributiva.

Por otro lado, cuando charlamos de subsidios nos referimos a las ayudas propiamente dichas. Es decir, son ayudas asistenciales que da el Estado a quienes o no han podido cotizar lo bastante o pues agotaron la prestación a la que nos hemos referido previamente y que prosiguen sin localizar trabajo.

Por tanto, hemos dicho que para tener derecho a una prestación por desempleo, de forma coloquial dicho “tener derecho al paro”, la persona demandante debe estar dado de baja en la seguridad social, esto es, sin trabajo. Siempre y cuando reúna los próximos requisitos.

  • Estar dado de alta en la Seguridad Social en un régimen que contemple la contingencia por desempleo
  • Encontrase en situación legal de desempleo
  • Acreditar disponibilidad para buscar activamente empleo
  • Tener cubierto un periodo mínimo de cotización de 12 meses en los 6 años precedentes a la situación legal de desempleo
  • No haber cumplido la edad de jubilación

Sin embargo, la ayuda económica (subsidio), como bien he dicho ya antes se les otorga a los parados que no están en su derecho a la prestación por desempleo. Sirven para dar ayuda económica al parado que no está en su derecho a percibir la prestación por desempleo, para el pago de la Seguridad social de exactamente los mismos, para la asistencia sanitaria, protección a la familia y en su caso la jubilación.

Para poder cobrar el subsidio de desempleo peculiaridades imprescindibles son, que el montante total de las rentas del hogar no superen el setenta y cinco% del sueldo mínimo interprofesional. Para que lo tengamos claro, el sueldo que van a percibir los miembros de la familia no puede superar los cuatrocientos setenta y dos (aproximadamente) euros por cada familiar.

Los conjuntos que se pueden acoger al subsidio de desempleo son:

  • Desempleados que se hayan quedado ya sin el paro y tengan cargas familiares y la unidad familiar no supere el setenta y cinco% del sueldo mínimo interprofesional.

  • Haberse quedado sin derecho a prestación por desempleo y tener cuarenta y cinco años o bien más
  • Inmigrantes que regresan a España y que sus países de origen no tengan ningún género de pacto bilateral en materia de desempleo
  • Presos que hayan sido liberados y que hayan cumplido una condena superior a seis meses y no tengan derecho a la prestación por desempleo
  • Haber sido declarado con invalidez en grado de incapacidad permanente parcial por la profesión frecuente, tras haber tenido una incapacidad permanente
  • No haber trabajado en un máximo de doce meses esto es el periodo para la prestación contributiva, si tienen cargas familiares, para poder cobrar el subsidio de desempleo habrán debido trabajar un mínimo de 3 meses, en el caso de no tener cargas familiares el periodo mínimo de trabajo establecido va a ser de seis meses.

 

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email