El Gobierno vuelve a modificar el decreto sobre el Ingreso Mínimo Vital

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, prevé duplicar en un mes el número de hogares beneficiarios del Ingreso Mínimo Vital (IMV), pasando de los noventa que lo reciben en estos instantes a los ciento ochenta a fines de octubre.

«A finales de octubre, nuestra expectativa es que podamos dar un salto y tener ciento ochenta hogares con el IMV aprobado y avanzar en la tramitación de muchos expedientes, de tal modo que prácticamente el 65/70% de todos y cada uno de los expedientes actuales (en torno a un millón) estén ya en proceso de administración. Nos dejaría llegar a fin de año muy cerca de nuestros objetivos iniciales», ha explicado Escrivá este martes a lo largo de la conferencia de prensa siguiente al Consejo de Ministros.

Actualmente, conforme ha precisado el ministro, han recibido más de novecientos peticiones, de las que se han procesado unas cuatrocientos diez, y son ya adjudicatarios noventa hogares, o bien lo que es exactamente lo mismo, prácticamente trescientos personas. También han pedido la subsanación a unos ciento sesenta hogares más.

Este «salto» a ciento ochenta hogares adjudicatarios lo van a poder dar, conforme ha indicado Escrivá, merced a la introducción de una serie de modificaciones para agilizar la administración de los expedientes.

Entre otros cambios, el ministro ha señalado que se abren nuevas vías de justificación y documentación de hogares que convergen en una misma residencia y se aclara el término de «hogar monoparental».

Para conseguir este salto cualitativo que pretende dar el Ejecutivo ha introducido una serie de modificaciones, dirigidas a abrir “nuevas vías de justificación y documentación de hogares que confluyen en una misma vivienda” y se han aclarado ciertos conceptos que habían quedado demasiado difusos, y que habían provocado disfunciones en las tramitaciones y las protestas de demandantes y funcionarios, como en el término de “hogar monoparental”.

También se ha ampliado el término de unidad de convivencia, incorporando en exactamente el mismo a aquellas personas que, “sin vínculos de parentesco o análogos entre sí, compartan vivienda con una unidad de convivencia formada por personas que sí tienen vínculos”, reza la nueva regla. En esos casos se considerará la existencia de 2 unidades de convivencia, o bien lo que es exactamente lo mismo, 2 familias que convivan en exactamente la misma residencia.

Para que personas sin domicilio fijo no se queden fuera de la prestación, si mediante un contrato se acredita el empleo personalizado, por una persona sola o bien por una unidad de convivencia, de una habitación en establecimiento hotelero o bien afín, va a ser considerado domicilio a los efectos previstos en esta regla.

Asimismo, el Gobierno ha limitado en el caso de los mayores de treinta años el requisito de tres años de vida independiente y 1 año de cotización a la Seguridad Social, de manera que de ahora en adelante solo va a ser preciso que acrediten un año de vida independiente para pedir el IMV.

Deja un comentario