El ingreso mínimo vital, una ayuda con objetivos inalcanzables

El ministro José Luis Escrivá ha reconocido este jueves que, con el diseño actual de la nueva renta mínima estatal, no llegará al propósito marcado de favorecer a ochocientos cincuenta familias en pobreza. «Claramente no llegaremos ni de lejos a esa cifra», ha contestado el encargado de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones en una entrevista en el canal 24H de TVE.

Por desgracia, desde el campo social estábamos a la espera de estas declaraciones, puesto que, frente al inminente final del segundo plazo para la tramitación de la prestación, solo podíamos hallar datos y previsiones negativas.

Aprobaciones

Comprobamos que en los meses en los que lleva activa esta prestación se han recogido y gestionado más de 1,2 millones de solicitudes. De las que se han aprobado 160.000, que son los hogares que en nuestros días reciben el IMV.

El Ingreso Mínimo Vital (IMV), se aprobó a fines de mayo y se puso en marcha en el mes de junio de dos mil veinte, con la meta de llegar a ochocientos cincuenta hogares en situación de pobreza. Desde entonces, el IMV ha recibido muchas críticas, aun desde la Vicepresidencia de Derechos Social que dirige Pablo Iglesias, por retrasos en la tramitación y por no llegar a las familias necesitadas.

Futuros cambios

Como ya nos temíamos, si bien la Seguridad Social prevé que esta cantidad aumente en las próximas semanas, la meta fijada se ve ya como inaccesible. Por ello, el ministro ha adelantado que se aprobarán cambios a fin de que la prestación llegue a más hogares en situación pobreza.

No es la primera vez que el IMV se ve sujeto a cambios y modificaciones dirigidas a apresurar su tramitación y llegar a un total mayor de población en el menor plazo posible.

«El número de hogares que lo recibe es menor del que esperábamos», ha reconocido José Luis Escrivá, que ha señalado que su equipo está haciendo una evaluación, que espera que esté lista en enero. «Tenemos que comprender bien por qué razón y, cuando lo sepamos, vamos a poder asistir a la regla y poder ajustarlo», ha afirmado el ministro, que ha subrayado la relevancia de la evaluación de las políticas públicas.

Denegaciones masivas

El ministro ha señalado que es esencial examinar las denegaciones de la ayuda. Por una parte, los límites de acceso establecidos de renta y patrimonio, por los que se está rechazando gran parte de las peticiones, y asimismo aproxima cambios en el criterio establecido para las «unidades de convivencia», por el que asimismo se quedan fuera bastantes demandantes. «Y debemos mirar otras razones», ha afirmado Escrivá, para lo que ha destacado el esencial papel que pueden tener las organización sin ánimo de lucro y colectivos sociales que ayudan a gestionar la ayuda.

«No sabemos si los niveles de renta y patrimonio establecidos es más elevado de lo que pensábamos», ha indicado, para explicado que ciertas peticiones rechazadas se debe a que los hogares superan los límites de renta y patrimonio exigidos para percibir la ayuda.

Según las declaraciones del ministro, los cambios anunciados para el IMV dismuyen hasta el instante en una evaluación que afirman, va a estar lista para el mes próximo de enero.

Evaluación tardía

No comprendemos de qué manera posiblemente dicha evaluación no se haya producido antes, a la vista evidente de que las últimas modificaciones y medidas impuestas para progresar la tramitación de los expedientes no funcionaba como debería.

Ya cuando se anunciaron advertimos que serían deficientes, y que volveríamos a toparnos en situación similar a la llegada del segundo plazo ampliado. Es por este motivo que resulta ininteligible la demora en la realización de una evaluación integral del sistema de tramitación de esta ayuda, que tanto inconveniente tiene desde el primero de los días.

No podemos dejar pasar el grave desconcierto producido por las denegaciones masivas sin justificación o bien los nuevos estados en la sede electrónica que nada dejan en claro. Las medidas que se tomaron para agilizar el proceso han fracasado meridianamente. Como por servirnos de un ejemplo, los cruces de datos con Hacienda, habitualmente equivocados. O bien el condicionar IMV o bien las rentas de inserción autonómicas, que se ha traducido en no poder acceder ni a una ni a otra.

Tramitacion compleja

José Luis Escrivá ha recordado que la Seguridad Social ha recibido en torno a uno con dos millones de peticiones del ingreso mínimo vital, de las que ha gestionado «dos tercios». Una cantidad que destaca como muy elevada dada la dificultad de tramitación de las rentas mínimas, que acostumbra a llevar meses de administración en múltiples Comunidades Autónomas. Es decir, que, de unas ochocientos solicitudes gestionadas, la ayuda solo se ha reconocido a ciento sesenta hogares.

Lo que el ministro semeja no rememorar es que miles y miles de familias de este país viven sin los ingresos precisos para sostener una vida digna a lo largo de meses. El verano ha sido duro y en datas tan señaladas y singulares tal como lo son las navidades. Van a proseguir siendo más duras todavía a raíz de una pésima administración por la parte del Gobierno y la administración.

Deja un comentario