Hacienda atiende la urgencia de Escrivá con la contratación de 1050 interinos para gestionar el Ingreso Mínimo Vital

Tras las declaraciones del ministro José Luis Escrivá sobre el colapso y la resolución del IMV, la Seguridad Social contratará a mil cincuenta interinos que asistan a desatrancar el cuello de botella que ha generado la avalancha de peticiones del Ingreso Mínimo Vital (IMV). Está previsto que se incorporen mil interinos al Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) y otros cincuenta a la Tesorería General. De estos, en torno a ochocientos cincuenta van a ser del Cuerpo Administrativo y doscientos del Cuerpo de Gestión, conforme se trasladó a los sindicatos CSIF, CCOO y Unión General de Trabajadores en la asamblea de la Mesa Delegada festejada el pasado miércoles, nueve de septiembre.

Escrivá pidió 1.000 interinos para el INSS y doscientos cincuenta para la TGSS. La resolución ha estado hasta el momento a cargo de la Comisión Interministerial de Retribuciones (CECIR), dependiente del Ministerio de Hacienda, que por último ha resuelto de forma positiva, si bien reduciendo el número de contrataciones pedidas.

El siguiente paso es el reparto de tales contratos entre las provincias. Según ha informado desde Hacienda, las contrataciones se van a hacer mediante las bolsas de opositores, o bien desde los servicios de empleo de cada comunidad. Aunque no hay data de integración, se han comprometido a agilizar el proceso selectivo lo antes posible posible.

Los contratos van a ser de doce meses, con posibilidad de ampliar a hasta 36. Los elegidos van a ser formados para gestionar de forma prácticamente exclusiva el Ingreso Mínimo Vital.

Si bien en un comienzo esta semeja una solución frente al inconveniente de los atrasos en el cobro del IMV, los sindicatos informan que esta contratación no va a poner solución al problema, en tanto que, conforme las previsiones de CSIF, en esos treinta y seis meses que, como máximo, van a durar los contratos de los interinos, se marchan a jubilar hasta cinco mil efectivos, con lo que en un futuro no muy distante seguirá el inconveniente de la carencia de personal en la Seguridad Social.

Cabe resaltar que no todos y cada uno de los empleados del INSS tienen las competencias para administrar prestaciones, y además de esto deben proseguir gestionando el resto de posibilidades con las que cuenta el catálogo de la Seguridad Social. También hay que tomar en consideración el tiempo que va a haber que invertir en formar al nuevo personal, que asimismo va a suponer un tanto de retraso.

Los sindicatos plantean una “oferta de empleo extraordinaria de cuerpos propios de Seguridad Social” acorde con la nueva situación, a través de la que se restituyan los puestos que queden vacíos por jubilaciones, etc., como que fortalezca con los empleados precisos para administrar una prestación tan vital como lo es el IMV.

Si bien es verdad que en un corto plazo, el incremento de mano de obra ayudará a agilizar la tramitación y el cobro del IMV, y va a ser con lo que de momento nos deberemos conformar. Esto sumado a las declaraciones de Escrivá de ampliar el plazo para el cobro retroactivo hasta fin de año, a la agilización de los trámites y la simplificación de la documentación a aportar, van a ser las medidas que se han propuesto para solucionar el atasco en la tramitación del Ingreso Mínimo Vital.

Deja un comentario