Han pasado 6 meses desde que solicite el ingreso mínimo vital ¿Ahora que hago?

El pasado quince de diciembre empezó el vencimiento del plazo de seis meses que dispuso la Seguridad Social. Para la resolución de las peticiones del ingreso mínimo vital (IMV) de muchos demandantes, ya antes de determinar como desechadas estas peticiones por silencio administrativo.

Ya que desde exactamente el mismo BOE que publico el Estado en relación a esta ayuda y que incluso no ha sido cambiado en este sentido. Determina que cuando se genera el silencio administrativo, se considera desechada esta ayuda. Ayuda que el gobierno propongo de urgencia y que debido a la crisis sanitaria y al cierre de oficinas, entre otros muchos factores, las peticiones no se están resolviendo como deberían.

Por lo que viendo que la previsión, muchas peticiones quedarían desechadas por silencio administrativo. Pero, desde la propia seguridad social y el gobierno aseguran que ninguna petición quedase sin respuesta, con lo que mediante sus canales oficiales de comunicación señalan que no es preciso demandar, ni pedirla nuevamente debido a que el silencio administrativo no se va a aplicar.

¿Qué es el silencio administrativo?

El silencio administrativo podría ser definido como una “ficción jurídica” creada con la intención de resguardar a los particulares en frente de una Administración poco ágil.

Pero esto puede explicarse de forma pero sencilla: frente a los incesantes incumplimientos por la parte de las Administraciones Públicas de su obligación de contestar a las peticiones de los particulares. Fue preciso arbitrar un mecanismo que dejara a los ciudadanos reaccionar en frente de ese silencio de los entes públicos.

Así, aparece en nuestro ordenamiento jurídico la figura del silencio administrativo negativo, pensada como un instrumento para abrir la vía jurisdiccional. Y de este modo eludir al ciudadano de tener que aguardar eternamente a que la Administración decidiese cumplir con sus funciones.

Este silencio puede representar la aprobación o bien denegación de nuestro tramite, siempre y en toda circunstancia en dependencia de lo que la administración establezca para cada caso. En el caso del IMV quiere decir que la petición queda desestimada.

Ya ha vencido el plazo de mi petición ¿Ahora que puedo hacer?

Antes de entrar en materia, repetimos, que la administración comunica que este silencio no se va a aplicar, con lo que lo pero aconsejable es aguardar a la resolución.

Si dado este comunicado de la propia seguridad social, no estamos conformes y estimamos que esta desechada por silencio administrativo podemos demandar.

A tener en cuenta

En primer sitio vamos a deber tener en consideración que una vez pasados los seis meses estipulados, si no recibimos contestación de ningún tipo, a pesar de lo que ha expuesto el INSS. Solo dispondremos de treinta días para efectuar una reclamación previa. Que es el paso precedente y preciso si deseamos acceder a la vía judicial más tarde, en el caso de que la administración no nos de ninguna contestación.

Es esencial estimar ya antes de efectuar nuestra reclamación, que en el instante que la administración responda a nuestra solicitud y en el caso de estar rechazada o bien que esta exponga algún fallo. Que el plazo de reclamación pese a que hayan expirado los seis meses se sostendrá en treinta días. Por lo que, incluso habiendo superado esta data limite, dispondremos del derecho a demandar en el plazo frecuente que hemos explicado previamente.

Como reclamar

Para empezar el proceso de reclamación debemos estar seguros de que ha vencido el plazo de nuestra solicitud. El plazo es de seis meses naturales, una vez registrada la petición.

Posteriormente, pediremos cita previa a la Seguridad Social para efectuar nuestra reclamación de forma presencial, puesto que es la pero aconsejable. Si no conseguimos cita anterior, vamos a poder efectuar este tramite Online, aqui te explicamos como realizarlo.

Tras la presentación de la reclamación, la Administración tiene un plazo de cuarenta y cinco días hábiles para resolverla y avisar su resolución al interesado. Pasado este plazo sin haber logrado contestación, se comprenderá que la Administración se ha amparado en el silencio administrativo y no va a haber solución posible fuera de la vía judicial.

Pese a la posibilidad de que nuestra reclamación caiga en un bucle administrativo. Este proceso es preciso ya antes de ir a la vía judicial, si de este modo lo consideramos.

Deja un comentario