La educación es la herramienta de cambio: El auge de la Andragogía

Que la educación es la herramienta de cambio y desarrollo por antonomasia hay poca personas que puedan ponerlo en duda, una sociedad emergente es homónimo de una fuerte base educativa. Pero cuando se habla de educación son aún muchos los que piensan solamente en el ámbito infantil y adolescente de la población, dejando de lado la educación para adultos. Algunos aun la conciben como una ocupación inútil y carente de sentido. Por suerte la historia nos habla de todo lo opuesto.
 

Andragogia
Isla Rama-cay 2013

 

El apogeo de la andragogía, como conjunto de técnicas de aprendizaje, enfocado a la enseñanza de personas adultas da muestra de ello. En este campo educativo nos hallamos con peculiaridades diferentes, puesto que se trabaja de forma más próxima, la figura del maestro podría ser afín a la de un colega o bien amigo que está ahí para asistir o bien guiar, jamás imponer. Las clases transcurren de forma más participativa, el estudiante interviene continuamente, y acostumbran a ser realmente prácticas, se procura reducir la teoría al mínimo, a lo indispensable.

Así puesto que pongámonos prácticos. Queremos prosperar, deseamos robustecer valores, deseamos una sociedad sana, sustentable, llena de recursos y posibilidades, compuesta por una población crítica y luchadora, un sistema democrático y participativo, donde escaseen las injusticias y desigualdades. Todo eso deseamos, y sabemos que la educación es clave. De modo que diseñamos, programamos y valoramos nuestro sistema educativo, pondremos todos nuestro esmero en mejorar este sistema, pues claro ¡nuestros pequeños y pequeñas son el futuro!, mas ¿Qué hay del presente? ¿Qué educación recibimos en casa o bien en la calle?

Educar a la población adulta no es solo alfabetizar, implica, entre otros muchos, la toma de conciencia, el discute y la crítica, el conocer nuestro ambiente y como cuidarlo, conocer el origen de nuestras etnias y la convivencia de todas y cada una , sobre todo implica un desarrollo personal y sicológico incomparable. Es por esto que la educación para adultos se torna fundamental. Tanto que muchas herramientas y métodos elaborados para esto empiezan ahora a trasladarse al resto del sistema educativo, que se enriquece asimismo de estas corrientes de educación activa, participativa.

Un ejemplo interesante de la fuerza de la andragogía podemos hallarlo en la lucha por la alfabetización de adultos que desde mil novecientos ochenta viene dándose en Nicaragua, donde han logrado reducir al 3´56% la analfabetización, a través de los métodos cubanos “yo sí puedo” y “yo sí puedo seguir”, pudiendo mudar de este modo poquito a poco la vida de un país sufridor de guerras y fenómenos medioambientales.

La Asociación AEPCFA “Asociación Popular Carlos Fonseca Amador” es la responsable de sostener viva esta lucha llevando la alfabetización hasta los rincones más duros y apartados del país. Las 2 peculiaridades primordiales y más valiosas de la tarea que hacen son la comunicación y el respeto, respeto a la cultura y estilo de vida de las poblaciones con las que participan, puesto que una vez dialogan con la comunidad, despertando conciencias y también ilusión, delegan el mando en ellos, a fin de que sean sus líderes y vecinos los que acepten el papel activo, siendo además de esto los monitores y educadores voluntarios los encargados de conformar los llamados “centros de alfabetización” en todos y cada comunidad.

Junto a la alfabetización se pretende trasmitir valores como la emponderación femenina, la educación para la salud, la educación sexual y la educación para el medioambiente.

 

Porque jamás es tarde, “porque sólo el pueblo educa al pueblo”

Deja un comentario