La universidad se manifiesta contra el encarecimiento y los recortes

El día veinticuatro de marzo tanto profesores, como pupilos y personal administrativo de la universidad pública se sublevaron contra el decreto del 3+2, parando las clases y saliendo a la calle en múltiples puntos de España.

 
huelga
 

Asociaciones estudiantiles y sindicatos habían citado esta huelga para proseguir con las movilizaciones que se venían efectuando desde la anterior huelga (solo de pupilos) del veintiseis de febrero. Según estos convocantes, la jornada del veinticuatro de marzo ha sido un éxito con un ochenta y cinco% de seguimiento. Las acciones efectuadas fueron distintas en los centros donde se realizaron.

En todas y cada una de las universidades madrileñas se efectuaron encierros la noche precedente, donde se dieron talleres, se convocaron reuniones y debates y se organizó la jornada de huelga. La asistencia a estos fue diversa: unas setenta personas en el campus de Getafe de la Universidad Carlos III, cuarenta en la capacitad de Físicas de la Complutense, donde asimismo estaban los pupilos de Química y Matemáticas… Por la mañana, se instalaron piquetes informativos en las puertas de los primordiales edificios. En la Complutense se vivieron instantes de tensión cuando ciertos profesores y pupilos insistieron en entrar, aun llegando a atacar a los estudiantes que organizaban los piquetes. Pese a esto, se llegaron a cerrar ocho facultades entre la Complutense y la Politécnica: el INEF, Agrónomos, Bellas Artes, Físicas, Biológicas, etc.

Otros pupilos montaron barricadas en los accesos a la universidad. La más sorprendente fue la que se efectuó en el acceso a la Autónoma de Madrid, donde la carretera M606 quedó totalmente cortada. También se pudieron ver en la Complutense, estando las más señaladas en el campus de Somosaguas, donde se halla la capacitad de Ciencias Políticas. También hubo ciertas en Ciudad Universitaria, donde no obstante duraron menos por la veloz acción de los bomberos.

Con la entrada de los pupilos comenzaron los pasaclases, una actividad en la que aquellos que habían seguido la huelga recorrieron las salas en las que se daba clase para informar al resto de estudiantes los motivos de la huelga y lo que suponía su asistencia allá. Al mismo tiempo, en ciertas universidades como la Politécnica, la Autónoma o bien la de Alcalá de Henares se efectuaron marchas al rectorado para dar a los respectivos rectores las demandas de los estudiantes. Estas demandas se centraban esencialmente en la no aplicación del decreto del 3+2 y en el compromiso de los rectores contra futuros recortes. La recepción que tuvieron fue muy, muy diferente en dependencia de las universidades: en la Politécnica el rector ni tan siquiera accedió a reunirse con los pupilos, al paso que en la Complutense sí que lo hizo, llegando a firmar un documento en el que se comprometía a no aplicar la nueva medida y a proteger esto frente al gobierno y otros rectores.

La presencia policial fue una incesante durante toda la jornada. En el campus de Somosaguas múltiples furgonetas de la policía e inclusive un helicóptero observaban a los estudiantes, al paso que en Ciudad Universitaria había concentrado asimismo un número esencial de unidades antidisturbios. Uno de ellos llegó a identificar a un pupilo y conminarlo de hacerlo responsable de todos y cada uno de los desórdenes que pudiesen haber cometido el resto, conforme notifica otro estudiante que se hallaba allá en ese instante, que no desea descubrir su nombre.

El día concluía con una manifestación convocada por todos y cada uno de los sindicatos mayoritarios y distintas organizaciones estudiantiles, que recorrió con gran afluencia de gente el recorrido entre Neptuno y la Puerta del Sol. El comunicado no se llegó a leer puesto que jóvenes antifascistas, contrarios a las organizaciones que habían citado esta marcha, lo boicotearon al grito de “Sindicato de Estudiantes, sindicato de farsantes” y “Comisiones y UGT, sindicatos del poder”. Pero sobre esto, el día veinticuatro fue una muestra de la unidad de todos y cada uno de los estamentos universitarios contra las medidas de recortes y de encarecimiento de la educación tomadas por el Gobierno.

 

Deja un comentario