Los ERTE consumen la prestación por desempleo salvo excepciones

Una de las cuestiones esenciales cuando a los ERTE era la de si a lo largo de este periodo se consumía la prestación por desempleo.

Hasta exactamente el mismo treinta y uno de septiembre de dos mil veinte no se consumía paro, no obstante, la situación ha alterado. Esto aparece señalado en el Real Decreto-ley 30/2020, de veintinueve de septiembre (art. ochenta y siete).

Desde el 1 de octubre de dos mil veinte, los trabajadores en desempleo por ERTE comenzaran a consumir la duración de su desempleo contributivo.

Los ERTE proseguirán sin descontar paro desde octubre, mas solo si el trabajador es despedido este año o bien el que viene. Si pierde el puesto desde el dos mil veintidos, el tiempo de prestación consumido desde el próximo día 1 sí se le descontará del desempleo al que tuviera derecho entonces. Se prevé que en ese instante la coyuntura económica ya haya mejorado y sea más simple la recolocación.

Excepciones

Dentro de esta nueva normativa, el Gobierno establece una serie de salvedades. Por las que, la prestación de desempleo recibida desde el 1 de octubre de dos mil veinte, no se va a tener por consumida si se da alguna de las próximas situaciones:

  • A los efectos de las nuevas posibilidades por desempleo a las que se acceda desde el 1 de octubre de dos mil veintiseis.
  • En el caso de los trabajadores que accedan a una nueva prestación por desempleo, ya antes del 1 de enero de dos mil veintidos, a consecuencia de la finalización de un contrato de empleo temporal o bien de un despido (individual o bien colectivo), por causas ETOP, o bien un despido por cualquier causa declarado improcedente.

Además, como aparece en el Real Decreto Ley, dispone el último parágrafo del artículo ochenta y siete que, con la meta de resguardar a las personas perjudicadas en sus trabajos por la crisis, singularmente a las más frágiles.

No se computarán en ningún instante como consumidas las posibilidades por desempleo gozadas a lo largo del periodo en que han estado perjudicadas por expedientes de regulación temporal de empleo a consecuencia de la COVID-diecinueve, si sus adjudicatarios acceden a un nuevo derecho ya antes del 1 de enero de dos mil veintidos a consecuencia de alguna de las próximas causas:

  1. Finalización de un contrato de duración determinada
  2. Por despido, individual o bien colectivo, por causas económicas, técnicas, organizativas o bien de producción, o
  3. Despido por cualquier causa que sea declarado improcedente. Dicha declaración de improcedencia la puede realizar la propia empresa en exactamente la misma comunicación del despido al trabajador. En cuyo caso, la prestación se va a reconocer en un inicio sin días consumidos por esta causa. Si la improcedencia del despido fuera reconocida por la compañía en conciliación, o bien fuera declarada a través de resolución judicial firme, el trabajador al que se le hayan consumido de la duración de su nueva prestación los días devengados entre el 1 de octubre de dos mil veinte y el 31 de enero de 2021 va a deber presentar reclamación anterior frente al SEPE para que por este se proceda a su reposición.

Reclamaciones

Para que dicha reclamación anterior sea estimada, en el caso de que el interesado aporte una resolución judicial, es preciso que esta sea firme.

Asimismo, a lo largo de todo el próximo año dos mil veintiuno, si el trabajador pide el paro a consecuencia de fin de contrato temporal, o bien despido individual o bien colectivo por causas objetivas, o bien despido improcedente. Tampoco se tendrán presente el paro consumido al cobrar el ERTE.

Estas nuevas modificaciones van a traer consigo enfrentamientos tanto para las compañías para los empleados. Estamos viviendo muchos cambios en un corto periodo de tiempo, en el que prima la inseguridad. Por ello, vamos a estar atentos a las novedades respecto al tema de los ERTE y su evolución.

Deja un comentario