Los nuevos beneficiarios del ingreso mínimo vital

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, anunció hace algunos días las nuevas medidas que alterarían algunos requisitos y procedimientos en el Ingreso Mínimo Vital (IMV).

Entre dichas medidas está la flexibilización del término de unidad de convivencia para facilitar que mayor número de hogares frágiles accedan a esta prestación.

Como resultado de esta modificación, se incluirán nuevos adjudicatarios de la ayuda. Como, por servirnos de un ejemplo, personas que radican en hogares colectivos, como cobijes o bien casas de acogida.

Nuevos beneficiarios

A continuación, detallaremos los diferentes colectivos que desde este momento van a poder acceder a la prestación:

  • Personas que radiquen en centros residenciales de carácter no permanente, como pueden ser los cobijes o bien casas de acogida.
  • Las personas que a resultas de un divorcio o bien desahucio se vean obligadas a vivir en la casa de un familiar.
  • Personas que se hallen en situaciones inusuales, en las que hay una unidad de convivencia bastante difícil de acreditar.

Acreditación desde Servicios Sociales y otras entidades colaboradoras

Otra de las modificaciones que han realizado son aquellas por la que se establece con carácter temporal que, a lo largo de 5 años, van a poder intervenir los servicios sociales y entidades colaboradoras para garantizar las próximas circunstancias:

  • Residencia en España de personas sin hogar.
  • El domicilio real de la persona que aduzca no vivir en el domicilio que consta en el empadronamiento.
  • La acreditación de ausencia de vínculos entre las personas que radiquen en un mismo domicilio.

Las acreditaciones podrán presentarse; o el instante de pedir el ingreso mínimo vital, o bien que la seguridad social se dirija a las personas a fin de que le acrediten su situación tras haber efectuado la petición.

Se suprime el límite de 2 perceptores por domicilio

También es interesante tener en consideración que se suprime el límite de 2 perceptores por domicilio, en tanto que ya antes solo se dejaba solicitar la prestación a un máximo de 2 demandantes por residencia.

Estas medidas, sin bien no resuelven todas y cada una de las problemáticas en lo que se refiere a la concesión del IMV, si que dejan mayor flexibilidad y cubren a una mayor una parte de la población frágil y con escasos ingresos, que hasta el momento se les rechazaba la ayuda.

Si a estas medidas se le uniera una mayor eficiencia y velocidad en el momento de solucionar los expedientes. Podríamos empezar a decir que la prestación estrella de la Seguridad Social empieza a marchar como debe ser.

Deja un comentario