Los nuevos presupuestos generales «revierten» los recortes en dependencia

  • Las partidas para la dependencia aumentan hasta dos mil trescientos cincuenta y nueve millones, un treinta y cuatro con cuatro%, y el plan concertado de posibilidades básicas de servicios sociales aumenta hasta cien millones.
  • Con esta partida podrían atender a 100.000 nuevos beneficiarios reduciendo la lista de espera de la dependencia en un veintiocho% y producir más de veinticinco nuevos trabajos en el ámbito.
  • Se deben fortalecer en más de dos mil profesionales los servicios sociales locales o bien de atención primaria y también acrecentar las ayudas de urgencia social.

Se recobran los recortes del año dos mil doce en dependencia, y se reinicia la implementación de la Ley. Tal y como establece el Plan de choque y el acuerdo de Estado por la Dependencia la lista de espera ha de ser la prioridad. La media de espera en España es de 15 meses, mas es más del doble o bien llega hasta un par de años en ciertas comunidades, y solo en 3 comunidades es inferior a seis meses.

Incremento presupuestario

Los aumentos presupuestarios deben ir acompañados de algún sistema que comprometa a las comunidades autónomas a reducir su lista de espera. Financiar sin comprometer a los gestores autonómicos es exponerse a prosperar las arcas de las consejerías de hacienda sin que se traduzca en aumentos reales de cobertura, o bien a continuar maquillando las listas de espera (Limbo), con servicios low-cost.

También resulta necesario, acometer reformas en la normativa nacional y autonómica para permitir la compatibilidad de las posibilidades y también acrecentar las intensidades, agilizar los trámites, facilitar y aunar los procedimientos. Regular el copago y la Prestación Vinculada al Servicio.

Los gobiernos autonómicos que invierten bajo la media nacional deberán acrecentar su presupuesto propio para eludir esa desigualdad territorial en el desarrollo del Sistema de la Dependencia.

Posibilidad de recuperación

Las 9 comunidades que este año han disminuido en número de adjudicatarios, deben recobrar esa tasa de reposición y se deben ocupar las quince camas en centros residenciales que han quedado vacías desde el principio de la pandemia, especialmente cuando hay noventa y cinco y novecientos quince personas con grado III y II, en el limbo de la dependencia.

De exactamente la misma forma que se ha mostrado la relevancia de la atención primaria en salud, los servicios sociales municipales son la primera línea de protección social y deben articular contestaciones diligentes a la crisis social.

El incremento presupuestario del Plan Concertado estima en la memoria económica de los PGE que el aumento de personas usuarias se duplique, llegando a 12.577.500 usuarios previstos en dos mil veintiuno. Para ello, sería preciso que las Comunidades Autónomas y Entidades Locales asimismo incrementaran presupuestos para posibilidades básicas. Casi mil millones de euros es el costo anual de esta red.

La AGE pasase de financiar de un dos con nueve% a un diez%. Más de sesenta profesionales de atención primaria de servicios sociales deben asegurar las posibilidades básicas a las personas más frágiles de nuestra sociedad. Es preciso facilitar procedimientos burocráticos complejos y establecer la prescripción social facultativa.

Ya tenemos más presupuesto, ahora hacen falta menos procedimientos.

Un articulo de la Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales.

Deja un comentario