Los Servicios Sociales se debilitan por los recortes en los presupuestos de 2015

Actualmente el estado de bienestar está perjudicado por una bastante difícil crisis. Existe un declive económico y vivimos instantes de grandes contrariedades.  Es preciso examinar la situación con ciertos datos reales:

  • El número de parados cerró el mes de Diciembre de dos mil catorce con un 4,447.711 con una tasa de paro de veintitres con sesenta y siete conforme la EPA.
  • Con el incremento de personas en paro reduce la contribución de los trabajadores a la seguridad social.
  • Familias de clase media que tenían un nivel de vida admisible, el día de hoy no pueden hacer en frente de su hipoteca.
  • La precariedad, conforme comprueba el informe patrocinado por Caritas, afecta a campos como la residencia o bien la salud. De los once con siete millones de excluidos, el setenta y siete con uno% sufre exclusión del empleo, el sesenta y uno con siete% de la residencia y el cuarenta y seis% de la salud. Un tercio de los jóvenes viven en hogares excluidos. Es «la generación hipotecada», en palabras de los especialistas de FOESSA. (Fomento de Estudios Sociales y de Sociología Aplicada)
  • La educación pública está en riesgo (en valencia se protestó por los recortes de ciento ochenta salas en primaria y secundaria, lo que supone un total de seiscientos profesores menos). A menos profesores, menos ayudas y recursos para los pupilos. Se recortan al cincuenta% las becas para estudiar en el extranjero.
  • El porcentaje de personas mayores aumentan (mayor esperanza de vida) y reduce la natalidad. El impacto del envejecimiento sobre el gasto sanitario es insostenible. Esto se agudizará en un futuro.

El gasto social en España está bajo la mayor parte de los países de la Unión Europea. La emigración ha aumentado desde dos mil ocho un veintiuno con nueve%, esencialmente se trata de jóvenes muy cualificados debido al desempleo o bien sueldos precarios que hallan en este país. También existen muchos inmigrantes que retornan a sus países. Pese a estos datos el Gobierno puso en marcha el próximo Plan Nacional:

Plan Nacional de Acción para la Inclusión Social del Reino de España dos mil trece2016

 

Presupuesto base 2013 PNAIN 2013-2016
Impulsar la utilización de las personas más vulnerables 1.332.231.858 5.644.666.383

 

Garantizar un sistema de posibilidades para respaldar a nivel económico a las personas vulnerables 22.054.852.843 86.999.170.544
 

Otras actuaciones concretas dirigidas a la atención de los conjuntos más vulnerables:

 

Acciones de apoyo a la

infancia y a la familia

 

1.580.436.633 6.321.746.531
Personas mayores

 

Personas en situación de dependencia

 

1.895.617.228

 

404.802.404

7.703.598.851

 

1.050.867.041

Personas sin hogar 16.009.433 64.037.730
Personas con discapacidad 1.085.721.091 3.811.966.749

 

Personas inmigrantes y emigrantes 179.242.493 712.399.288
Población gitana

 

8.876.012 37.504.050
Personas víctimas de discriminación por origen

racial o bien étnico

 

600.000 2.400.000
Igualdad de ocasiones y mujeres víctimas de violencia sexista

 

143.827.398 595.157.772
Jóvenes en situación de vulnerabilidad 56.502.901 222.485.824
Personas con inconvenientes de adicción 189.895.028 759.580.110
Personas reclusas y ex- reclusas 35.243.538 140.656.961
Gobernanza, apoyo y fortalecimiento del Tercer Sector de Acción Social 18.298.712 73.194.846
TOTAL 34.566.397.921 136.574.449.730

 

Pero no se aplica de forma eficaz puesto que en LosPresupuestosGeneralesdelEstadopara2015contemplanlacongelacióndetodaslaspartidasdegastoenmateriadeserviciossocialesyatenciónalaDependenciaquehabíansufridofuertesrecortesenesteejercicio. 

[pullquote align=»left|center|right» textalign=»left|center|right» width=»30%»]Según los datos que dispone la Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales tres€ es lo que aportará la Administración General del Estado en el año dos mil quince por cada persona que atienden los servicios sociales.[/pullquote]

En los Presupuestos Generales del Estado para dos mil quince se reconoce que hay prácticamente uno con cinco millones más de personas atendidas en los servicios sociales, que han pasado de  6.874.312 personas a ocho.319.124 (un aumento del dieciocho%). Sin embargo, el Plan Concertado de Prestaciones Básicas de Servicios Sociales –que es la partida destinada a financiar los servicios sociales más básicos de las entidades locales-, se sostiene en  27.413.730 €, una cantidad afín a la del año precedente.

Así, el Estado hace que en la práctica esta congelación signifique una reducción eficaz, cuyo significado es simple de comprender con una simple división: tres € en todo el año por cada persona que ajustan los servicios sociales a los que asisten en primera instancia en sus Ayuntamientos más de ocho millones de personas, que son las más perjudicadas por la crisis; Esa es la cantidad con la que la Administración General del Estado coopera con las entidades locales para contestar a su situación.

Más recursos para ideas no lucrativo que para las entidades públicas que atienden a las personas más necesitadas.100 millones de euros destinan los Presupuestos Generales del Estado para respaldar a las ONG en sus programas de servicios sociales, mas solo sesenta y tres millones para cooperar con las Comunidades Autónomas en estos programas.

Una diferencia que expresa a las claras la pretensión del Gobierno de la Nación de desamparar las responsabilidades de las Administraciones Públicas con respecto a la cobertura de las necesidades más básicas de sus ciudadanos depauperados por la crisis o bien bajo riesgo de exclusión, y delegar estas responsabilidades en las ONG, al puro estilo del viejo modelo beneficioso y asistencial que la Constitución de 1977–que tanto exhiben en otros aspectos-, había superado en España.

176.667 personas proseguirán sin percibir las posibilidades y servicios a los que tiene derecho por su situación de dependencia. Las partidas para el Sistema de Atención a la Dependencia se sostienen, igualmente, congeladas en dos mil quince, tras el esencial recorte de doscientos ochenta y cinco millones de euros por la eliminación del «nivel acordado» y la reducción del trece% en el «nivel mínimo» que se generó en el precedente ejercicio.

Así, la única forma de atender a las ciento setenta personas que tienen reconocido el derecho a percibir atenciones y servicios por su situación de dependencia y que no son atendidas–Limbo de la Dependencia-, va a ser desde el ahorro que produzca la baja en el Sistema, por fallecimiento, de ciertos de sus actuales adjudicatarios. Esta es la atrocidad de la medida: fiar el derecho de estas ciento setenta personas no a la aportación de los Presupuestos Generales del Estado, sino más bien al fallecimiento de ciertas de quienes hoy en día reiben posibilidades y servicios.

[pullquote align=»right» textalign=»left» width=»30%»]Casi ocho millones y medio de personas depauperadas, y muchas de ellas bajo riesgo de exclusión social, descuidadas a su suerte en los Presupuestos Generales del Estado para 2015.[/pullquote]

Recortes sobre recortes: el descompromiso de la Administración General del Estado con las personas más necesitadas. Es esencial rememorar que la aportación de la Administración General del Estado a los servicios sociales y a la atención a la dependencia representó en dos mil trece solo el doce con uno% del gasto del conjunto de las Administraciones Públicas (mil ochocientos once millones de euros), al paso que las Comunidades Autónomas aportaron el sesenta y dos con nueve% (nueve mil cuatrocientos veinticuatro millones) y las Entidades Locales el veinticinco con cero% (tres.747 millones).

Así mismo, el recorte en servicios sociales entre los años dos mil once a dos mil trece ha sido considerablemente más acusado por la parte de la Administración General del Estado (novecientos treinta y siete millones de euros menos en dos mil trece que en dos mil once, un recorte del treinta y siete con tres%) que de las Comunidades Autónomas (mil doscientos cincuenta y tres millones menos, un recorte del diez con cinco%) y que las Entidades Locales (novecientos ochenta y tres millones menos, un recorte del veinte con siete%).  De ahí que la congelación anunciada en dos mil quince para todas y cada una de las partidas de gasto en materia de servicios sociales y atención a la dependencia, tengan una significación en especial negativa para este ámbito tan preciso en unos instantes como los presentes, para asegurar las necesidades básicas de las personas más perjudicadas por la situación de crisis, y para contener el paso de muchas de ellas de la pobreza a la exclusión social.

 

Fuentes: Cáritas,  Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales,  Plan Nacional de Acción para la Inclusión Social. 

 

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email