Mediación familiar: Naturaleza y ventajas sobre el proceso judicial

mediacion (2)

 

La mediación es una vía opción alternativa (a la judicial) de administración y resolución de enfrentamientos. Esto desea decir que existen una serie de medios posibles para eludir la llegada al orden judicial de los enfrentamientos que todos podamos tener y que provocan, potencialmente, la entrada en los tribunales. En base a ello, desde las instituciones, se ha intentado fomentar diferentes vías que desahoguen la judicial y que faciliten la solución a un enfrentamiento entre 2 partes que no pueden resolverlo entre ellas mismas.

Es de relevancia resaltar que no todos y cada uno de los campos de los enfrentamientos pueden tener medios alternativos de resolución (regulados por las instituciones públicas), o sea, estos mecanismos no siempre y en toda circunstancia están regulados, apoyados y ofrecidos por los entes públicos. Evidentemente, de forma privada y ya antes de asistir a la vía judicial, pueden asistir a quien crean pertinente a fin de que les asista a solucionar las diferencias existentes pero no en todos y cada uno de los campos se ha regulado y habilitado desde las instituciones públicas las vías opciones alternativas de solución de enfrentamientos. Ejemplos de estas vías opciones alternativas son la mediación, la conciliación o bien el arbitraje y sus fines van desde la preferencia de eludir la vía más dura como es la judicial, hasta la agilización del sistema judicial de España que se haya hoy en día desbordado.

¿Qué es la mediación?

La mediación es, como se ha dicho, un medio alternativo de resolución de enfrentamientos. Consiste, básicamente, en la voluntad de las dos unas partes del enfrentamiento en llegar a un pacto bajo supervisión de un intermediario. El intermediario desempeña una función cuya finalidad es la de facilitar a las partes en pleito la llegada a un punto común a través de el desarrollo de una actividad de acercamiento de posturas y supervisión de un tercero ecuánime que trabaja basándonos en unos principios que vamos a explicar ahora. Del mismo modo el intermediario no toma un papel activo en la propuesta de soluciones a las dos unas partes del enfrentamiento (ese sería el papel del conciliador) sino trata de que las partes, merced a su actividad profesional, se instituyan en un tiempo de menor hostilidad y de mayor sencillez de comunicación y entendimiento con el fin de acercar pareceres y llegar a un acuerdo beneficioso para ambos.

Los principios de la mediación familiar son los de voluntariedad, confidencialidad, neutralidad, imparcialidad, respeto a la persona y su diversidad (etnia, raza, religión etc.), privacidad, flexibilidad, transparencia y buena fe. Como se ha mencionado, la mediación es totalmente confidencial, el mediador tiene la obligación tanto legal como moral de discreción en relación a lo que ustedes puedan contar a la hora de llegar al esperado acuerdo. De igual manera el mediador ha de ser imparcial, debe de ser ecuánime con las dos partes en cuestión y no poseer favoritismos hacia ninguna de dichas partes. Es importante señalar que el mediador no es un juez, no está en su función dictaminar lo más justo acorde a la ley sino acercar las posturas de ambas partes con el fin de llegar a un acuerdo mutuamente beneficioso y voluntario. Precisamente la meta de la mediación es evitar que el conflicto tenga que llegar a manos judiciales, no porque este sistema no funcione, sino porque es preferible a todas luces un pacto voluntario de las partes, sometido al entendimiento entre las mismas, a una decisión judicial ajena a estos principios.

Mediación Familiar

El tipo de mediación sobre el cual hablaremos en este artículo es la mediación en el ámbito familiar, en especial en el ámbito del divorcio, separación, o cambio de las condiciones del acuerdo y régimen que se llegó en las dos anteriores haya o no hijos menores o mayores de por medio. Aunque puede abarcar más ámbitos, los que hemos resaltado ahora son los de mayor importancia. La mediación familiar es competencia de las Comunidades Autónomas, es decir, son estas las que tienen el deber de desarrollar legislativamente la regulación de la mediación. Es importante resaltar que aún no existen leyes autonómicas de mediación en La Rioja, Murcia, Extremadura, Navarra, Ceuta y Melilla. Eso no implica que no se pueda llevar a cabo, simplemente supone que no existe regulación al respecto y es más difícil encuadrar el ámbito de aplicación concreto. Al poseer (casi) cada Comunidad Autónoma diferente legislación sobre el tema es complicado especificar en el presente artículo las diferencias y especialidades de cada Comunidad, sin embargo intentaremos hablar de la generalidad de mediación familiar sin entrar en unas descripciones tan detalladas y, del mismo modo, nos intentaremos centrar más en las ventajas de la mediación sobre el proceso judicial.

 

parents-who-are-addicts

Ámbito y consideraciones de la mediación familiar

En general, la mediación se desarrolla en el ámbito del divorcio o separación (no son lo mismo) y todo lo relacionado con ellos como puede ser el régimen y condiciones que surgen tras los conceptos anteriores. Existen dos tipos de divorcio o separación en un proceso judicial: el proceso de mutuo acuerdo (en el cual existe un convenio ya firmado por los dos cónyuges y que el juez supervisa y valida) y el proceso contencioso en el cual no existe acuerdo entre ambas partes y el juez, en base a las pruebas y circunstancias, debe decidir y establecer el convenio (pensiones, guarda y custodia de hijos, régimen de visitas etc.) que más acorde sea en base a la legalidad y principios vigentes. Evidentemente, para dos personas que ya han llegado a un acuerdo y lo quieren plasmar en vía judicial, no es necesaria la mediación familiar puesto que ya tienen un convenio acordado y tan solo es necesario que un juez valide dicho divorcio o separación y sus condiciones. Es en los procesos que, potencialmente, pueden derivar en un divorcio contencioso en los cuales se antoja necesaria la existencia de la mediación como medio de solución del conflicto.

Por regla general la mediación podrá pedirse antes del proceso judicial o durante el mismo e, incluso, después si trata acerca de la modificación de medidas del divorcio o separación. Del mismo modo la puede solicitar una de las partes y la otra aceptarla (nunca hay mediación sin aceptación voluntaria) o ambas partes. Incluso el órgano judicial puede solicitarla. También sabemos que en determinadas comunidades si alguien es beneficiario en el proceso judicial de la asistencia jurídica gratuita no tendrá que abonar los honorarios del intermediario tampoco. Este tipo de consideraciones son básicas y anteriores a la enumeración de ventajas, sin embargo debemos insistir en que la regulación de todo el proceso de mediación familiar sufre cambios y varía de una comunidad autónoma a otra. Por tanto no es posible hacer un detalle minucioso del proceso de solicitud y desarrollo de la mediación familiar generalizado en todo el territorio español.

Ventajas de la mediación familiar

La mediación familiar ofrece una serie de ventajas sobre el proceso judicial contencioso, la más evidente e importante es que se basa en llegar a un acuerdo mutuo, desarrollando entendimiento y comprensión entre las partes litigantes con el fin de llegar a un punto común por medio de un proceso voluntario. Evidentemente, en lo personal, esto posee unas consecuencias más beneficiosas que el proceso contencioso dado que al intentar voluntariamente llegar a un acuerdo, las dos partes crean un clima de negociación y comprensión en relación al problema planteado en lugar de dejarlo en manos de un juez o tribunal. Ello, como es lógico, beneficia a la relación personal entre ambas partes y su entorno más allegado, en especial a los hijos que pueden ser los que más sufran en un proceso de divorcio o separación. Del mismo modo facilita el aprendizaje de las dos partes en el momento de afrontar posibles nuevos problemas y les dota de una actitud diferente respecto de ellos. También el acuerdo mutuo produce un menor desgaste en la relación personal de ambas partes e, indirectamente, facilita el entendimiento para cualquier tipo de asunto al margen del que se trate en la mediación. Todo ello se deriva en la existencia de una solución pactada por ambos y decidida enteramente por ellos mismos y no por un tercero como es el caso del proceso judicial. En resumen, si atendemos al plano personal, son numerosas y evidentes las ventajas de la mediación familiar sobre un proceso judicial de divorcio, separación o modificación de medidas contencioso dado que, básicamente, supone la ventaja del “diálogo” en contraposición al “enfrentamiento” (dicho de forma muy simplificada).

Si ahondamos en el aspecto más práctico, toda vez que hemos resaltado el ámbito personal, podemos decir que la mediación supone un ahorro de dinero y de tiempo. Un proceso de divorcio contencioso puede demorar varios meses e incluso más de un año, siempre dependiendo de los juzgados de cada municipio, pero en cualquier caso es infrecuente que tarde menos de varios meses. Por el contrario la mediación, una vez más dependiendo del sitio, demora un mes o dos como mucho. Supone, por tanto, una ventaja clara a la hora de economizar la duración del proceso que siempre puede provocar mayor desgaste si se ve prolongado en el tiempo, con mayor motivo si lo unimos a las desventajas en el aspecto personal arriba citadas. Del mismo modo es un proceso más económico, no solo porque posea una duración más corta sino porque se ahorrarán parte de los honorarios del abogado y procurador dado que el proceso contencioso siempre es más caro que la mera convalidación del acuerdo en la mediación o en la vía judicial ya iniciada. De igual manera en un proceso judicial contencioso, cuando el juez se pronuncia al final, suele haber una parte que “pierde” y otra que “gana”. Evidentemente es una forma muy simple de explicarlo y no siempre tiene porqué ser así pero siempre será más equilibrado económicamente para ambas partes llegar a un acuerdo a que el juez realice un pronunciamiento que, normalmente, se inclina hacia las pretensiones de una de dichas partes perjudicando a la otra.

Otra de las ventajas de la mediación sobre el proceso contencioso es la flexibilidad. Esto se traduce en que a la hora de acudir a la mediación, al ser un proceso más desahogado no solo es más rápido, sino que es más flexible a la hora de establecer las citas, horarios etc. No supone un proceso tan rígido como el judicial y permite adaptar dicho proceso a los horarios laborales, escolares o de cualquier tipo.

Por último, una ventaja importante del inicio de la mediación respecto del proceso judicial es que la mediación no es una opción excluyente, es decir, se puede acudir a la mediación familiar y, si no se llega a un acuerdo, acudir al proceso judicial. Sin embargo, una vez concluido el proceso contencioso, no se puede acudir a la mediación para discutir lo mismo de lo que se ha tratado en dicho proceso (otra cuestión es la modificación de medidas tras el divorcio o separación en cuyo caso sí se puede iniciar después del proceso judicial pero porque ello supondría un proceso judicial o de mediación diferente).

Por tanto la mediación constituye un proceso con unas ventajas muy claras y muy abiertas respecto del proceso contencioso. Aquí hemos intentado enumerar las más importantes así como las ventajas más probables, en cualquier caso pueden darse más y es raro que se produzcan desventajas a la hora de llevarla a cabo. La única desventaja que se puede achacar es que, en caso de no llegar a acuerdo por mediación, se haya perdido un tiempo de unas semanas a la hora de avanzar con el proceso judicial. Sin embargo es muy importante recalcar que la mediación, se llegue o no al acuerdo aguardado, supone un proceso positivo dado que señala y manifiesta la voluntad de las partes de entenderse y cooperar antes que someterse al proceso judicial. Por tanto tengan claro que, pese a existir riesgo de fracaso en la mediación, siempre sacarán algo positivo de ella y rara vez obtendrán desventajas que no compensen su solicitud y desarrollo, todo lo contrario; supondrá un avance en lo personal y en lo práctico a la hora de pactar las dos partes y a la hora de enfocar los conflictos que puedan existir en el presente o bien en el futuro.

 

Deja un comentario