Pensiónes de Incapacidad Permanente

Las Pensiones de Incapacidad Permanente son unas posibilidades económicas que tratan de cubrir la pérdida de ingresosque padece un trabajador cuando por enfermedad o bien accidente ve reducida o bien cancelada su capacidad laboral.

Beneficiarios:

Las personas incluidas en cualquier régimen de la Seguridad Social que reúnan los requisitos demandados para cada grado de incapacidad.

Grados:

Requisitos:

Dependiendo del grado de incapacidad, se demandan unos requisitos generales y de cotización. Si la incapacidad deriva de accidente sea o bien no de trabajo o bien de enfermedad profesional no se demandan cotizaciones anteriores.

Cuantía:

Está determinada por la base reguladora y el porcentaje que se aplica conforme el grado de incapacidad permanente reconocido.

  • Incapacidad permanente parcial, consiste en una indemnización a tanto alzado (veinticuatro mensualidades de la base reguladora que sirvió para el cálculo de la incapacidad temporal).
  • Incapacidad permanente total, cincuenta y cinco% de la base reguladora. Se acrecentará un veinte% desde los cincuenta y cinco años cuando por distintas circunstancias se alardee la complejidad de conseguir empleo en actividad diferente a la frecuente.
  • Incapacidad permanente absoluta, cien% de la base reguladora.
  • Gran invalidez, se consigue aplicando a la base reguladora el porcentaje pertinente a la incapacidad permanente total o bien absoluta, aumentada con un complemento.

Efectos económicos:

Pagos:

Cuando la pensión deriva de enfermedad común o bien accidente no laboral se abona en catorce pagas(mensualmente con 2 pagas excepcionales).
Si deriva de accidente de trabajo o bien enfermedad profesional se abona en doce mensualidades, puesto que las pagas excepcionales están prorrateadas en las mensualidades.

Se valoriza anualmente y tiene garantizadas cuantías mínimas mensuales.  La pensión está sosten al impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF), estando exentas de retención del impuesto, las pensiones por incapacidad permanente absoluta y gran invalidez.

Compatibilidades / Incompatibilidades:

En todos y cada uno de los casos, si se efectúan trabajos susceptibles de inclusión en ciertos regímenes de la Seguridad Social, existe obligación de cursar el alta y cotizar, debiendo comunicarlo a la entidad gestora.

Plazos:

La dirección provincial del INSS o bien del ISM, en su caso, dictará resolución en un plazo máximo de ciento treinta y cinco días. Cuando no se dicte resolución en ese plazo se comprenderá desechada la petición por silencio administrativo negativo.

Si es preciso el trámite de audiencia o bien se solicita documentación complementaria, el interesado dispondrá de diez días para presentar alegaciones o bien presentar la documentación. También diez días para alegaciones del empresario cuando es responsable por carencia de medidas de seguridad y también higiene.

Suspensión / Extinción:

La pensión puede extinguirse por revisión de la incapacidad declarada, por reconocimiento de la pensión cuando se opte por exactamente la misma y por fallecimiento del pensionista. También puede ser suspendida.

Impresos:Solicitud de la pensión de incapacidad permanente.Documentación:La documentación que debe presentar para el trámite de la pensión está detallada en el modelo de petición.Dónde se tramita:

En la dirección provincial del INSS o bien del ISM, en su caso, donde tenga su domicilio el interesado, salvo cuando radique en el extranjero que el trámite se efectuará en la dirección provincial del INSS de la provincia donde  acredite las últimas cotizaciones en España. En en caso de ser eficiente el ISM, se  va a estar a la distribución territorial de este.

Entidad competente:

  • Para declarar la situación de incapacidad permanente: las direcciones provinciales del INSS mediante los  equipos de evaluación de incapacidades (EVI), en todas y cada una de las fases del procedimiento
  • Para la gestión y pago de la incapacidad permanente: la entidad responsable que corresponda (INSS, ISM o bien Mutua).

Revisión:

La situación de incapacidad puede examinarse por agravación, mejora, fallo de diagnóstico o bien por la realización de trabajos, mientras que el inválido no haya cumplido la edad de acceso a la jubilación, pudiendo dar sitio a la confirmación o bien modificación del grado o bien a la extinción de la incapacidad y por consiguiente de la pensión.

Las pensiones de incapacidad permanente pasan a llamarse pensiones de jubilación,cuando sus adjudicatarios cumplen sesenta y cinco años.

Cuando el motivo de la incapacidad sea un accidente de trabajo o bien enfermedad profesional y se haya determinado la responsabilidad empresarial, la prestación económica va a tener un incremento,según la gravedad de la falta, de un treinta a un cincuenta por cien.

En Cataluña las funciones de los EVI, las efectúa el Instituto Catalán de Evaluación de Incapacidades y la Comisión de Evaluación de Incapacidades

Deja un comentario