Prestaciones sociales activas para paliar los efectos de la crisis sanitaria

El Gobierno ha debido tomar diferentes medidas frente a la crisis social que se ha liberado a causa de la pandemia por la que estamos atravesando. Se han creado ciertos nuevos subsidios, ciertos de carácter temporal y otros llegan para quedarse.

Durante los últimos meses hemos ido desarrollando las distintas posibilidades y subsidios, aportando toda la información que ha ido brotando. La administración de estas ayudas se está efectuando primordialmente desde el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) y la Seguridad Social.

La situación personal de cada uno de ellos ha ido mudando conforme han pasado los meses, y, a esta altura probablemente no sepamos realmente bien qué posibilidades hay libres, como cuál podría ser la conveniente para nosotros.

Por ello, vamos a contar las ayudas impulsadas a lo largo de este periodo de pandemia y sus primordiales peculiaridades.

ERTE

Un ERTE es un procedimiento administrativo por el que un empresario, ante fuerza mayor, puede suspender o bien reducir el contrato de trabajo de sus trabajadores de forma temporal.

A día de el día de hoy, hay unas cuatrocientos noventa y nueve mil personas que cobran esta prestación, la que se administra mediante la propia empresa y el SEPE.

La persona que quede en ERTE va a cobrar un setenta% de la base reguladora hasta el momento en que reanude su actividad laboral.

Los ERTE están activados hasta el treinta y uno de enero del próximo año, si bien lo más probable es que prorrogue a lo largo del año dos mil veintiuno.

Prestación para fijos discontinuos

El Gobierno asimismo ha habilitado una prestación para cubrir a los trabajadores fijos discontinuos, que efectúan trabajos fijos y periódicos que se repiten en datas ciertas mas que este dos mil veinte no han podido ejecutar por la suspensión de ciertas actividades por la pandemia.

Los trabajadores en esta situación podrán pedir una prestación de desempleo pertinente al periodo en el que no hayan podido trabajar, aun si bien no tengan suficiente paro amontonado para esto. Esta medida está en vigor hasta el treinta y uno de diciembre de dos mil veinte.

Subsidio para trabajadores desempleados del sector de cultura

Se trata de un subsidio que garantiza durante 3 meses una prestación de cuatrocientos treinta euros. Para personas trabajadoras que hayan prestado sus servicios provisionalmente por cuenta extraña como personal técnico o bien ayudar en el campo de la cultura para realización de una obra o bien espectáculo público.

Autónomos

El Gobierno tiene activas diferentes medidas para este colectivo. Entre , resaltan la prestación por cese de actividad, y la ayuda por reducción de la misma. Que deja cobrar un mínimo de seiscientos sesenta y uno euros si se acredita una caída de la facturación del setenta y cinco%.

Ingreso mínimo vital

A principios del mes de junio, el Gobierno aprobó el Ingreso Mínimo Vital (IMV). Con esta prestación se pretende combatir la pobreza severa existente.

No es solo un subsidio contra la situación que causa el Covid-diecinueve. Sino que es una medida estructural y que se sostendrá en un largo plazo.

Dependiendo de las condiciones y miembros del hogar, los perceptores de esta prestación pueden cobrar desde cuatrocientos sesenta y uno euros (el equivalente a una prestación no contributiva) hasta un máximo de mil quince euros, unas cantidades que se incrementarán en 2021. Esta cuantía se sostendrá en el tiempo hasta el momento en que la persona adjudicataria cambie su coyuntura económica.

Esta prestación se gestiona mediante la Seguridad Social. La como está padeciendo un fuerte colapso y una falta de recursos esencial para encarar la administración de dicha ayuda.

Subsidio especial por desempleo

Este subsidio se ha creado para aquellas personas que no tengan ingresos y no puedan acceder a otra prestación de las que están disponibles.

Destinado a parados de larga duración que han agotado su prestación de desempleo a lo largo de la data posterior al catorce de marzo de dos mil veinte y precedente al treinta de junio de dos mil veinte ambos incluidos y que, exactamente por haber tenido rentas en dos mil veinte, no pueden acceder al IMV.

La petición va a poder presentarse del seis al treinta de noviembre de dos mil veinte inclusive.

Deja un comentario