¿Qué es la mediación?

parents-who-are-addicts

La mediación es una vía opción alternativa (a la judicial) de administración y resolución de enfrentamientos. Esto desea decir que existen una serie de medios posibles para eludir la llegada al orden judicial de los enfrentamientos que todos podamos tener y que provocan, potencialmente, la entrada en los tribunales.

La mediación es una vía opción alternativa a la judicial, de administración y resolución de conflictos

En base a ello, desde las instituciones, se ha intentado fomentar diferentes vías que desahoguen la judicial y que faciliten la solución a un enfrentamiento entre 2 partes que no pueden resolverlo entre ellas mismas.

Es de relevancia resaltar que no todos y cada uno de los campos de los enfrentamientos pueden tener medios alternativos de resolución (regulados por las instituciones públicas), o sea, estos mecanismos no siempre y en todo momento están regulados, apoyados y ofrecidos por los entes públicos. Evidentemente, de forma privada y ya antes de asistir a la vía judicial, pueden asistir a quien crean pertinente a fin de que les asista a solucionar las diferencias existentes pero no en todos y cada uno de los campos se ha regulado y habilitado desde las instituciones públicas las vías opciones alternativas de solución de enfrentamientos. Ejemplos de estas vías opciones alternativas son la mediación, la conciliación o bien el arbitraje y sus fines van desde la preferencia de eludir la vía más dura como es la judicial, hasta la agilización del sistema judicial de España que se haya en nuestros días desbordado.

¿Qué es la mediación?

La mediación es, como se ha dicho, un medio alternativo de resolución de enfrentamientos. Consiste, de manera básica, en la voluntad de las dos unas partes del enfrentamiento en llegar a un pacto bajo supervisión de un intercesor. El intercesor desempeña una función cuya finalidad es la de facilitar a las partes en pleito la llegada a un punto común a través de el desarrollo de una actividad de acercamiento de posturas y supervisión de un tercero ecuánime que trabaja basándonos en unos principios que vamos a explicar ahora.

Los principios de la mediación familiar son los de voluntariedad, confidencialidad, neutralidad, ecuanimidad, respeto a la persona y su diversidad

[wpcc-script async src=»https://paqagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js»]

Del mismo modo el intercesor no toma un papel activo en la propuesta de soluciones a las dos unas partes del enfrentamiento (ese sería el papel del conciliador) sino trata de que las partes, merced a su actividad profesional, se instituyan en un tiempo de menor hostilidad y de mayor sencillez de comunicación y entendimiento con el fin de acercar pareceres y llegar a un acuerdo beneficioso para ambos.

Los principios de la mediación familiar son los de voluntariedad, confidencialidad, neutralidad, imparcialidad, respeto a la persona y su diversidad (etnia, raza, religión etc.), privacidad, flexibilidad, transparencia y buena fe. Como se ha mencionado, la mediación es totalmente confidencial, el mediador tiene la obligación tanto legal como moral de discreción en relación a lo que ustedes puedan contar a la hora de llegar al esperado acuerdo. De igual manera el mediador ha de ser imparcial, debe de ser ecuánime con las dos partes en cuestión y no poseer favoritismos hacia ninguna de dichas partes. Es importante señalar que el mediador no es un juez, no está en su función dictaminar lo más justo acorde a la ley sino acercar las posturas de ambas partes con el fin de llegar a un acuerdo mutuamente beneficioso y voluntario. Precisamente el propósito de la mediación es evitar que el conflicto tenga que llegar a manos judiciales, no porque este sistema no funcione, sino porque es preferible a todas luces un pacto voluntario de las partes, sometido al comprensión entre exactamente las mismas, a una resolución judicial extraña a estos principios.

 

Deja un comentario