Quedaran expedientes del Ingreso Mínimo Vital pendientes de tramitar hasta finales de año

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, ha efectuado una pequeña evaluación en lo que se refiere a cifras de la administración del ingreso mínimo vital (IMV) a lo largo de su comparecencia frente a la Comisión de Trabajo, Inclusión, Seguridad Social y Migraciones del Congreso de los Diputados.

Escrivá ha subrayado que se han gestionado cuatrocientos setenta y más o menos 135.000 hogares van a percibir la prestación en la nómina de este mes; “hemos tramitado prácticamente la mitad de los expedientes que han llegado al Instituto Nacional de la Seguridad Social”.

¿Esto que significa?

Esto quiere decir que el Ingreso Mínimo Vital llegará a más de quinientos personas prácticamente 4 meses tras su puesta en marcha. Unos ciento cincuenta expedientes están pendientes de entrega de alguna documentación, que le ha sido pedida desde el INSS.

Además, 180.000 expedientes han sido denegados, en su mayor parte por infringir el criterio de vulnerabilidad, al superar el umbral de renta o patrimonio estipulado en la normativa.

Tras los ajustes aprobados en las últimas semanas, “se ha producido una aceleración en la gestión, que ha permitido pasar de 330.000 expedientes tramitados en septiembre a unos 470.000 ahora mismo”. Lo que supone prácticamente la mitad de los novecientos sesenta y cinco mil expedientes recibidos (una vez descontando los que se han recibido por duplicado).  El ministro ha indicado que espera que la aceleración en la administración siga en las próximas semanas.

En cuanto a la evolución en materia de recursos y métodos utilizados para la tramitación del IMV, Escrivá asegura que la puesta en marcha de la prestación “ha venido acompañada de una revolución en los procedimientos administrativos”. Una de las ideas más novedosas ha sido un simulador que registró más de siete millones de simulaciones. Llegando a registrar más de veinte interactúes por minuto (uno de los mayores registros históricos sobre la plataforma de Google). Otra de las novedades ha sido la utilización de robots software (RPA) para mecanizar labores operativas o bien de administración del IMV.

Planes de futuro

Además, ya antes de fin de año, el ministerio va a dar luz verde a ciertos desarrollos normativos que dejarán que el Ingreso Mínimo Vital sea un conjunto de políticas cerca de una prestación, como el Sello Social o bien el Consejo Consultivo. En enero, ha anunciado el ministro Escrivá, “se realizará también una evaluación del acceso al Ingreso Mínimo Vital”. Para de este modo valorar si es preciso hacer modificaciones normativas.

Ante estas declaraciones, podemos observar que se ha hecho un cierto énfasis en la metodología y los recursos electrónicos en el momento de gestionar con mayor celeridad el IMV, no obstante, echamos en falta un tan preciso refuerzo en personal en la Seguridad Social.

Desde nuestra opinión, pensamos que el ingreso mínimo vital solo va a salir adelante si se dota del personal suficiente y bien formado para su tramitación. Nos hallamos frente a una realidad dudosa, si bien si nos podemos hacer a la idea de que las consecuencias de la pandemia van a durar a lo largo de un buen tiempo. Por lo que va a ser preciso un sistema que garantice una renta básica sólida y eficiente para aquellas personas que más lo precisen.

Deja un comentario