Responsabilidad social corporativa

Cuando oímos la palabra empresa, generalmente, las primeras ideas que nos llegan a la cabeza están relacionadas con el beneficio económico de los empresarios, el interés privado de exactamente los mismos, capitalismo, globalización, etc. No obstante, es cada vez más usual charlar de responsabilidad social corporativa, de manera que brotan otras ideas como desarrollo sustentable, mejora continua de las condiciones de seguridad y salud o bien la responsabilidad ciudadana de la compañía.

Responsabilidad social en frente de la responsabilidad social corporativa

Aunque estos 2 términos pueden semejarnos idénticos, va a ser preciso distinguir entre:

  • Responsabilidad social: Compromiso de todos y cada uno de los ciudadanos, instituciones, públicas o bien privadas, y organizaciones sociales para contribuir al incremento del bienestar de la sociedad local y global.
  • Responsabilidad Social Corporativa (RSC de ahora en adelante): Actitud adoptada por la compañía que, a través de la integración voluntaria en su administración de las preocupaciones y esperanzas de sus diferentes conjuntos de interés, como de las agencias gubernativos y otras organizaciones, busca el punto inmejorable en todos y cada instante entre la rentabilidad económica, la mejora del bienestar social de la comunidad y la preservación del medioambiente.

De esta forma, puede aseverarse que la RSC persigue el diálogo social, entendido como la plataforma para reconciliar los intereses y las necesidades de las distintas unas partes de forma admisible para todos .

La primordial idea de este término es que la compañía, al depender en sus relaciones económicas y sociales de la sociedad, debe actuar, en materia social y medioambiental, basándonos en las esperanzas del ambiente y en incesante comunicación y dialogo con los diferentes agentes implicados.

Principios de la responsabilidad social corporativa 

Los principios que rigen la RSC pueden resumirse en:

  • El cumplimiento de la legislación nacional actual y las reglas internacionales en vigor.
  • Su carácter global, en la medida en que afecta a todas y cada una de las áreas de negocio de la compañía y sus participadas, como a otras áreas geográficas donde desarrollan su actividad.
  • Compromisos éticos objetivos, transformados en una obligación para quienes los contraen.
  • Manifestada en los impactos que produce la actividad empresarial en el campo social, medioambiental y económico.
  • Orientado a la satisfacción y también información de las esperanzas y necesidades de los conjuntos de interés.

¿Por que interesa ser socialmente responsable?

Ser socialmente responsable puede concebirse como una enorme ocasión para promover la innovación de la empresa, en la medida en que la RSC puede producir ventajas competitivas; siendo las compañías más responsables las que producen más rentabilidad y beneficios en un largo plazo.

Asimismo, la RSC deja dejar de centrar la atención solamente en la esfera económico-financiera para conocer, administrar y supervisar variables de la dimensión ambiental y social de la compañía. Así, se forma como una contestación eficiente a las nuevas demandas del entorno, que ofrece soluciones a los fallos del modelo financiero tradicional.

En los últimos años, se han producido numerosas modificaciones en los hábitos y criterios de inversión y consumo. Por tanto, es simple identificar distintos incentivos que fortalecen la RSC:

  • Proliferación de ideas internacionalmente.
  • Estados con marcos regulativos más severos
  • Mayor demanda de los consumidores
  • Organizaciones de la sociedad civil más eficaces y especializadas.
  • Fomento de Asociaciones empresariales y de promoción de la RSC
  • Aumento y puesta en valor de los Índices de Sostenibilidad
  • Mayor presencia en los medios generales y difusión de medios expertos en RSC.

Por último, es necesario apuntar que la RSC deja hacer perceptibles las ventajas de todo el valor social de la empresa y ayuda en la consecución de múltiples de los valores más estimados actualmente: innovación, trasparencia, información veraz y fluida, confianza y comunicación proactiva y diligente con los conjuntos de interés, etc.

Trabajo social y responsabilidad social corporativa

En primer sitio, creo que es recomendable charlar del término “Trabajo Social Empresarial”, entendido como la actividad organizada para asistir, tanto a los trabajadores como a la compañía, a conseguir una adaptación recíproca. Para ello, se usan técnicas y métodos que dejan que los trabajadores hagan en frente de las necesidades, resuelvan sus inconvenientes de adaptación y mejoren sus condiciones económicas y sociales.

Con con respecto a la RSC, las competencias del trabajador social se fundamentan en dar contestación a las problemáticas socialesque afecten, directa o bien de manera indirecta, a la compañía, ya se generen dentro o bien fuera de exactamente la misma. Por tanto, ciertos campos de actuación serán: la comunicación interna de la empresa; la conciliación personal, familiar y profesional; la atención a la diversidad; la supresión de peligros psicosociales; la integración sociolaboral de personas bajo riesgo de exclusión social; actuaciones de mediación laboral; promover la igualdad entre mujeres y hombres; las relaciones de la compañía con la comunidad, con las administraciones y con el Tercer Sector; la preparación y evaluación de diferentes proyectos sociales; el voluntariado corporativo; etc

No obstante, como es sabido, muchas de estas funciones son asumidas por otros perfiles profesionales, como es el de los graduados sociales; de manera que el papel del trabajo social en la compañía ha queda apartado a la preparación y ejecución de la política social de la compañía, siendo poquísimas las compañías que cuentan con un trabajador social en su plantilla. Por tanto, puede aseverarse que en la actualidad una de las vías de emprendimiento del Trabajo Social es la prestación de servicios de atención social a las compañías, tal vez de forma externalizada.

Deja un comentario