Reutilizar el material escolar, la solución de muchas familias para sobrellevar gastos

El inicio del curso escolar este año tiene más quebraderos de cabeza de lo normal, y la adquisición del material escolar no es menos. Los centros escolares ya han mandado la lista para el próximo curso escolar a las familias, mas este año, se presentan múltiples dudas y también inconvenientes que debemos tener en consideración.

Según una investigación de El Observatorio Cetelem Estacional, los españoles destinarán doscientos treinta euros de media, lo que se traduce en un dos% más en comparación con el curso dos mil diecinueve-dos mil veinte, donde la media se ubicaba en doscientos veintiseis euros.

Mayor desembolso de dinero:

Además de los 3 pilares básicos en lo que se refiere a gastos para la vuelta al cole (material escolar, libros de texto y ropa), se prevé que las familias deban efectuar un mayor gasto de dinero en la vuelta al cole debido a la obligatoriedad del uso de mascarillas, además de gel hidroalcohólico, en el caso de no ser proporcionados por el centro escolar.

En el en el caso de que se deba recurrir a la semi presencialidad, posiblemente suponga la necesidad de la adquisición de un dispositivo electrónico (computador o bien Tablet), aun la adquisición de licencias para conseguir el material de texto en formato digital.

Sin embargo, al encuestar a diferentes progenitores y madres, cambia el panorama. El informe elaborado por Cetelem refleja que un cincuenta y ocho% de los encuestados está presto a gastarse exactamente la misma cantidad de dinero que invirtió en el curso precedente. Un dieciseis% reconoce que su pretensión es destinar más dinero este curso, al paso que el veintiseis% sobrante prevé efectuar un desembolso menor que en dos mil diecinueve-dos mil veinte. De hecho, este último porcentaje ha subido un diez% con relación al año pasado.

Así puesto que, si bien se prevea un mayor desembolso para este curso, las familias no lo ven tan claro, en tanto que se hallan en tal inseguridad frente a la situación sanitaria que vivimos, que prefieren caminar con pies de plomo cuando se encaran a la lista de materiales de sus hijos.

Por nuestra parte, nos hemos puesto en contacto con 2 de los primordiales colectivos implicados en este asunto: las familias y los comercios donde se vende el material escolar (papelerías, pequeñas tiendas de distrito, supermercados, etc.), y podemos sacar 2 puntos clave que suceden y en lo que la mayor parte coincide:

Reutilizar material:

Las familias están volviendo a utilizar el material del curso pasado, en tanto que, al generarse el confinamiento en el mes de marzo, en la mayor parte de los casos los cuadernos, carpetitas y útiles no se llegaron a gastar. Incluso el menor desgaste de estuche y mochilas, con lo que dicha reutilización supone un ahorro económico significativo.

Bajada en las ventas de material y libros de texto:

Por una parte de los comercios, están apreciando una bajada en las ventas para el próximo curso, por un lado, las familias vuelven a utilizar material como hemos comentado en el punto precedente, aparte de que no adquieren el material para todo el curso como en otros cursos se hacía. En cuanto a los libros de texto, los mercaderes cuentan que muchas familias están solicitando la posibilidad de adquirir los libros precisos solo para el primer trimestre y tener la posibilidad de ir comprando el resto conforme se vayan necesitando, todo ello frente a la inseguridad de de qué forma irá evolucionando la pandemia y su administración.

Todas estas situaciones se ven acentuadas en las familias más vulnerables. Actualmente hay una enorme pérdida de poder adquisitivo por la parte de las familias, que en una gran parte se hallan con ERTES o bien en desempleo frente a la actual situación.

Si bien existen becas y ayudas puntuales por la parte de los servicios sociales, estas son deficientes ante los comienzos del curso. Muchas familias dependen de campañas de recogida de material organizadas por O.N.G. o bien asociaciones privadas o bien vecinales que ni de lejos llegan a aprovisionar a toda la población de lo necesita. También podemos destacar el retraso en la concesión del Ingreso Mínimo Vital con el que muchas familias contaban tener para estas datas que tan cuesta arriba se hace, y que tanto se precisa.

Deja un comentario