¿Se aplica el silencio administrativo al ingreso mínimo vital?

En un par de semanas empieza a cumplir el plazo de 6 meses que determino la administración, para solucionar las peticiones del ingreso mínimo vital (IMV) que muchos demandantes presentaron en el mes de junio y que incluso aguardan contestación.

Plazo que en un inicio era de 3 meses y que se extendió a 6 meses, para de este modo tener pero tiempo para solucionar todos y cada uno de los expedientes. Medida inusual que se puso en marcha debido a la cantidad de peticiones que recibió la seguridad social.

En esta remata semana muchos demandantes de junio y julio nos han contactado para conocer si se puede aplicar el silencio administrativo a sus peticiones. Por lo que procedemos a explicarlo con la información que ha proporcionado la administración, el gobierno y que incluye el BOE.

¿Qué es y a fin de que sirve el silencio administrativo?

En primer sitio debemos tener en consideración, que el silencio administrativo es un instrumento que pone la administración al servicio del ciudadano y este evita que las peticiones caigan en un limbo temporal sin respuesta.

Este silencio puede representar la aprobación o bien denegación de nuestro tramite, siempre y en toda circunstancia en dependencia de lo que la administración establezca para cada caso. En el caso del IMV quiere decir que la petición queda desestimada.

¿Existe el silencio administrativo en el ingreso mínimo vital?

La contestación es si, puesto que hay un plazo de resolución que en la actualidad es de seis meses.

¿Se va a aplicar el silencio administrativo?

Según señalan desde el Gobierno, específicamente desde el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, no.

Tanto el Gobierno, como la administración han expresado su voluntad de que ninguna petición del ingreso mínimo vital, quedará sin respuesta.

Está voluntad no ha quedado solo en palabras, puesto que ampliaron el plazo de resolución de 3 a 6 meses, amparándose en el decreto ley que regula los procedimientos administrativos. Para eludir que muchas peticiones sin contestación fuesen rechazadas.

Conclusión

El silencio administrativo afortunadamente existe, puesto que nos ayuda a que nuestras peticiones no caigan en un bucle temporal indefinido. Haciéndonos aguardar una resolución que no llegase jamás.

Pero en un caso así el gobierno y la administración se han comprometido y hasta el instante están cumpliendo. Para que las peticiones del ingreso mínimo vital no sean rechazadas por el temido silencio administrativo. Por lo que todo demandante de esta precisa ayuda en un inicio va a recibir una contestación.

Deja un comentario