Servicios sociales especializados para las familias

Los servicios sociales especializados se destinan a campos de la población que requieren una atención que trasciende el campo de los servicios sociales de atención primaria. Uno de estos campos que puede precisar de esta atención especializada son las familias.

Como servicios sociales concretos para familias vamos a ver en el presente artículo los siguientes:

  • Mediación familiar
  • Puntos de encuentro familiar
  • Apoyo a las familias que atienden a personas dependientes
  • Centros de atención a la familia

Mediación familiar

La mediación es un procedimiento para solucionar enfrentamientos. Tenemos múltiples partes enfrentadas y un intercesor. Este intercesor es una persona cualificada, ecuánime y neutral. Su misión consiste en asistir a esas partes a lograr un pacto para solucionar el enfrentamiento sin precisar asistir a ninguna autoridad judicial. Por supuesto en el proceso de mediación tiene que asegurarse la confidencialidad.

Muchas Comunidades Autónomas tienen sus leyes de mediación familiar:

Andalucía, Aragón, Asturias, Canarias, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Cataluña, Galicia, Comunidad de Madrid, Comunidad Valenciana, Baleares y País Vasco.

Para desempeñar el trabajo de intercesor se demanda estar anotado en un registro administrativo, tener una titulación universitaria concreta (derecho, sicología, pedagogía, psicopedagogía, trabajo social, educación social) y tener una capacitación de máster universitario.

Los sujetos de la mediación familiar son los siguientes:

  • Personas unidas por vínculo matrimonial o bien unión en verdad que padezcan enfrentamientos intrafamiliares de convivencia, rotura, separación, divorcio o bien nulidad.
  • Personas unidas por parentesco hasta cuarto grado de consanguinidad o bien afinidad, en el caso de enfrentamientos por herencias.
  • Familias acogedoras, acogidos y familias biológicas, sobre enfrentamientos sobre acogimiento o bien convivencia.
  • Familias adoptantes, adoptados y familias biológicas, cuando se procuran los orígenes del adoptado y facilitar por último el encuentro y las relaciones siguientes.
  • Personas con menores a cargo no incluidas en los presuntos precedentes, en enfrentamientos que broten teniendo como protagonistas a los menores.

Puntos de encuentro familiar

Los lugares de encuentro familiar dan una intervención en situaciones familiares en las que la relación de los menores con algún progenitor o bien miembro de la familia es inexistente, interrumpida o bien de bastante difícil desarrollo.

La intervención va a ser temporal, siguiendo las indicaciones de la autoridad judicial o bien administrativa eficiente, garantizando el interés y la seguridad de los menores y de los miembros de la familia en enfrentamiento.

El equipo técnico de un punto de encuentro familiar consta de profesionales de los campos social, sicológico, jurídico y educativo.

Los usuarios de este servicio pueden ser:

  • Menores cuyos familiares con derecho a visitas tienen alguna característica o bien circunstancia que pueda poner bajo riesgo al menor.
  • Menores que no conviven con el progenitor o bien familiar con derecho a visitas, en el caso de que este progenitor o bien familiar no tenga el ambiente conveniente para hacer las visitas.
  • Menores que muestren rechazo o bien predisposición negativa cara el familiar con derecho a visita.
  • Menores que conviven con un progenitor o bien familiar que se muestra reluctante o bien impide los encuentros con el otro progenitor o bien familiar con derecho a visitas.

Apoyo a las familias que atienden a personas dependientes

En este aspecto se prestan 3 géneros de servicios: Centros de día, programas de respiro familiar y programas de formación continuada de las familias cuidadoras.

  • Los centros de día están dirigidos a personas con discapacidad, mayores y personas con enfermedades mentales. Ofrecen servicios de conservación, ayuda a las actividades de la vida diaria, terapia ocupacional, acompañamiento o bien otros que mejoren o bien sostengan la autonomía de las personas. En casos de enfermedades mentales se interviene a través de rehabilitación psicosocial y laboral. Estos centros facilitan la conciliación de la vida en familia y laboral.
  • Los programas de respiro familiar son un servicio de atención residencial de carácter temporal, que se puede usar como convalecencia o bien a lo largo de vacaciones, fines de semana y enfermedades o bien periodos de reposo de los cuidadores no profesionales. Esta es la definición que aparece en la Ley de Dependencia.
  • Los programas de capacitación continua de las familias cuidadoras se fundamentan en el cuidado de los dependientes como en la atención a los cuidadores.

Centros de atención o bien apoyo a la familia

Estos centros son municipales. Sus objetivos son:

  • La prevención de enfrentamientos intrafamiliares.
  • El apoyo en todo lo relativo a las funciones de los progenitores y las contrariedades que puedan surgirles.

Las familias que asistan a un centro de apoyo van a poder gozar de los próximos servicios: Mediación familiar, información, atención social, consultoría sicológica, consultoría jurídica, participación en acciones comunitarias, banco de tiempo, capacitación, atención y prevención de situaciones de violencia.

Si deseas sabes más sobre servicios sociales para las familias puedes consultar:

Alemán, C., Alonso, J.M., García, M. (dos mil once). Servicios Sociales Públicos. Madrid, España: Tecnos.

Deja un comentario