Teletrabajo: las claves del documento que prepara el Gobierno y los agentes sociales

En las próximas semanas se espera la aprobación de la nueva normativa que regule el trabajo a distancia, llamada Ley de Trabajo a Distancia. Ya se conocen ciertos detalles del boceto de la Ley del Trabajo a distancia que se halla pendiente de aprobación, que ahora explicaremos.

Antes del Covid-diecinueve, menos del diez% de trabajadores teletrabajaban. Esta cifra se ha multiplicado en estos meses, superando el treinta%. Por lo que, se ha transformado en una obligación la reforma del artículo trece sobre el trabajo a distancia del Estatuto de los Trabajadores.

La Ley entra a diferenciar lo que se considerará trabajo a distancia y teletrabajo respecto del trabajo a distancia eventual y presencial, cara la aplicación de la norma:

  • El trabajo a distancia va a ser el que se presta en el domicilio del trabajador o bien sitio elegido a lo largo de su jornada o bien parte, de forma no eventual.
  • El trabajo a distancia se realizará a través de el empleo de sistemas informáticos o bien telemáticos.

Las personas que trabajen a distancia van a deber tener exactamente los mismos derechos, condiciones de trabajo, remuneración, promoción, conciliación, que el personal que asiste al centro de trabajo, salvo si son inherentes a la actividad presencial.

Aunque en un comienzo el contrato de prácticas y contrato de capacitación estaban excluidos del trabajo a distancia, ahora se plantea que puedan teletrabajar si por lo menos el cincuenta% de la jornada es presencial.

Quedarán excluidos del trabajo a distancia los menores de dieciocho años siendo considerado un trabajo de singular peligrosidad para ellos. Dicha consideración de «peligrosidad» asociada al trabajo a distancia es criticada por diferentes entidades, en tanto que no está incluido como tal en el listado de actividades con singular peligrosidad.

El nuevo boceto sostiene el porcentaje mínimo del veinte % de la jornada, en un periodo de referencia de 3 meses, o sea, un día a la semana, para estimar que hay una prestación de trabajo a distancia que fuerza a firmar un pacto de trabajo a distancia.

Este pacto va a deber efectuarse por escrito, bien sea en el contrato inicial o bien en un documento posterior, antes que se comience el trabajo a distancia. Deberá recoger los cambios en las condiciones de prestación de servicios a distancia, tras pacto entre empresa y trabajador. Igualmente, la compañía deberá dar una imitación de todos y cada uno de los pactos de trabajo a distancia al representante legal de los trabajadores ya antes de diez días, aparte de la obligación de remitir una copia básica del pacto firmado a la oficina de empleo.

Este pacto va a deber tener un contenido básico:

  • Inventario del equipamiento preciso para teletrabajar.
  • Enumeración y compensación de los gastos directos del trabajador a distancia. En las últimas negociaciones se suprime la referencia a los gastos indirectos, que deberían ser detallados en el acuerdo colectivo, en su caso. Y en lo que se refiere a los gastos directos, se ha flexibilizado su compensación, ya no se aplicaría a la «totalidad de los gastos».
  • Horario de trabajo y reglas de disponibilidad.
  • Distribución entre el trabajo presencial y a distancia.
  • Centro de trabajo al que pertenece.
  • Lugar lugar desde donde teletrabajará.
  • Medios de control empresarial de la actividad, si existen.
  • Duración del pacto.
  • Instrucciones dictadas por la compañía, anterior consulta de los representantes, para la protección de datos y seguridad de la información concretas para el trabajo a distancia.

La resolución de teletrabajar, además de esto de voluntaria, va a ser asimismo reversible tanto para la compañía para la persona trabajadora y requerirá la firma de un pacto. La no adaptación al trabajo a distancia, la negativa a mudar su modalidad a distancia o bien la petición de revertir el trabajo a distancia no van a ser causas de despido.

El boceto incluye una serie de derechos que van a deber garantizarse en los trabajadores a distancia o bien modalidad de teletrabajo:

  • Derecho a la formación
  • Derecho a la promoción profesional
  • Derecho a percibir los medios suficientes
  • Derecho a la compensación de gastos
  • Derecho a un horario flexible
  • Derecho al registro horario
  • Derecho a la prevención de peligros laborales
  • Derecho a la amedrentad y protección de datos
  • Derecho a la desconexión digital
  • Derechos colectivos

Toda esta información que está recogida en un boceto que va a deber confirmarse en la publicación de la regla en el BOE, por la que nos hallamos a la espera para conocer todos y cada uno de los detalles terminantes en relación con la modalidad de trabajo a distancia o bien trabajo a distancia.

Deja un comentario