Tengo 65 años y me he jubilado ¿puedo volver a trabajar?

La regla general es que el disfrute de la pensión es incompatible con la realización de trabajos por cuenta ajena/propia o bien con la realización de actividades para las Administraciones Públicas.

Como salvedades a dicha incompatibilidad, la pensión va a ser compatible con la realización de:

  • Trabajos a tiempo parcial en los términos establecidos para la modalidad de la jubilación flexible. El importe de la pensión se reducirá en proporción inversa a la reducción aplicable a la jornada laboral.
  • Trabajos por cuenta propia, cuyos ingresos anuales totales no superen el sueldo mínimo interprofesional (SMI), en cómputo anual.
  • Cualquier trabajo por cuenta extraña o bien por cuenta propia del pensionista, toda vez que se haya accedido a la pensión a la edad normativa (sin bonificaciones o bien anticipaciones de la edad) y el porcentaje aplicable a la respectiva base reguladora a efectos de determinar la cuantía de la pensión alcance el cien%. Como norma, la cuantía de la pensión va a ser equivalente al cincuenta% del importe de la pensión.

En cualquier caso, el pensionista deberá comunicar a la entidad gestora que va a comenzar la actividad laboral.

Trabajo a tiempo parcial

Si firma un contrato de trabajo a tiempo parcial, en los límites de reducción legalmente establecidos en la «jubilación flexible». En este caso se le minorará la pensión en proporción inversa a la reducción aplicable a la jornada laboral. La realización de jornadas inferiores al cincuenta% o bien superiores al setenta y cinco% va a suponer la suspensión de la pensión.

En qué consiste la jubilación flexible

La jubilación flexible va a ser de aplicación a todos y cada uno de los Regímenes de la Seguridad Social. Salvo a los Regímenes Especiales de los Funcionarios Civiles del Estado, de las Fuerzas Armadas y del personal al servicio de la Administración de Justicia.

Durante el percibo de la pensión flexible, los titulares de exactamente la misma mantendrán la condición de pensionista a efectos de reconocimiento y percibo de las posibilidades sanitarias.

Compatibilidades

  • La pensión flexible va a ser incompatible: con las pensiones de incapacidad permanente que pudiesen corresponder por la actividad desarrollada, con posterioridad al reconocimiento de la pensión, cualquiera que sea el Régimen en que se ocasionen aquellas.
  • El percibo de la pensión flexible va a ser compatible: con las posibilidades de incapacidad temporal o bien de maternidad, derivadas de la actividad efectuada a tiempo parcial.

Obligaciones

El pensionista de jubilación, ya antes de comenzar las actividades efectuadas a través de contrato a tiempo parcial, deberá comunicar tal circunstancia a la Entidad gestora respectiva:

  • El importe de la pensión a percibir se reducirá en proporción inversa a la reducción de la jornada laboral efectuada por el pensionista. En relación a la de un trabajador a tiempo completo equiparable.
  • La aminoración de la cuantía de la pensión va a tener efectos desde el día en que empiece la realización de las actividades.

La falta de comunicación en los términos indicados va a tener como efectos:

  • El carácter incorrecto de la pensión, en el importe pertinente a la actividad a tiempo parcial, desde la data de comienzo de las pertinentes actividades.
  • La obligación de reintegro de lo inadecuadamente percibido, sin perjuicio de las sanciones que procedan conforme con lo previsto en la Ley sobre infracciones y sanciones en el orden social.

Qué pasa una vez concluya la actividad laboral

Una vez comunicado el cese en la realización de las actividades a la Entidad gestora eficiente, se restituirá el percibo íntegro de la pensión de jubilación, efectuando un recalculo de conformidad con las reglas siguientes:

  • Se procederá a recalcular la base reguladora, a través de el cómputo de las nuevas cotizaciones y aplicando las reglas actuales en el instante del cese en la actividad, a menos que la aplicación de lo establecido en esta regla diera como resultado una reducción del importe de la base reguladora precedente, en tal caso, se sostendrá esta última, aunque aplicando a la cuantía de la pensión las revalorizaciones habidas desde la data de determinación de la base reguladora hasta la del cese en el trabajo.
  • Las cotizaciones realizadas, tras la aminoración del importe de la pensión de jubilación:
  1. Darán sitio a la modificación del porcentaje aplicable a la base reguladora, dependiendo del nuevo periodo de cotización acreditado.
  2. Surtirán efectos para reducir o bien, en su caso, eliminar el factor reductor que se hubiera aplicado, en el instante de ocasionar el derecho a la pensión adelantada por tener o bien no la condición de mutualista.
  • Si el trabajador muriese a lo largo de la situación de jubilación flexible, a efectos del cálculo de las posibilidades por muerte y supervivencia que correspondan, los adjudicatarios van a poder decantarse por que aquellas se calculen:

  1. Desde la situación de activo del causante.
  2. O, en su caso, desde la situación de pensionista. En este supuesto, se va a tomar como base reguladora la que sirvió para la determinación de la pensión, aplicándose las revalorizaciones habidas desde el instante en que se determinó la pertinente base reguladora.

Deja un comentario