¿Tengo que renovar mi solicitud del ingreso mínimo vital? ¿Pueden suspenderme esta prestación?

En aquellas personas que hoy en día es adjudicatarias del Ingreso Mínimo Vital (IMV), van brotando las dudas propias de una prestación tan reciente como es esta.

Una de las dudas en cuestión se centra en la duración de la ayuda, y en si se debe renovar en algún instante la petición para continuar percibiéndola.

Duración del IMV

El Decreto Ley que regula el IMV señala que la duración de esta ayuda es indefinida. Es decir, una persona adquiere el derecho de percibir la prestación en el instante en que cumple con determinados requisitos, y hasta el instante que eso cambie (a mejor), seguirá percibiéndola a lo largo del tiempo.

La prestación cesará cuando el demandante deje de estar en situación de vulnerabilidad económica o bien lo que es exactamente lo mismo, cuando el demandante alcance el umbral mínimo de ingresos fijado para el género de hogar que le corresponda. En en caso de que el demandante cumpla sesenta y cinco años, asimismo va a dejar de percibir el IMV y pasará a recibir una pensión.

Mientras tanto, la persona demandante no va a deber renovar la solicitud. Si es verdad que caso de que los ingresos o bien la situación familiar cambie, tendrá que ser comunicado a la Seguridad Social.

Motivos de suspensión o bien extinción del IMV

Al igual que adquirimos un derecho al percibir el IMV, también adquirimos ciertas obligaciones que debemos cumplir.

De lo opuesto, se van a poder cometer determinadas infracciones que se pueden generar a lo largo del proceso de solicitarlo o bien de percibir la ayuda y que pueden llevar a determinadas sanciones, siendo probable que la administración decida suspender o bien extinguir dicho derecho de percepción de la ayuda.

¿Qué implica la suspensión del derecho al IMV?

Implica la suspensión del pago de la prestación desde el primer mes siguiente a aquel en que se genere la infracción. La suspensión se sostendrá mientras que persistan las circunstancias que hubiesen dado sitio a la misma. Si la suspensión se sostiene a lo largo de un año, el derecho a la prestación va a quedar extinguido.

Suspensión del derecho

El derecho al ingreso mínimo vital se puede suspender por los próximos motivos.

  1. Pérdida temporal de ciertos requisitos demandados para su reconocimiento.
  2. Incumplimiento temporal de las obligaciones asumidas al acceder a la prestación, por la parte del adjudicatario o bien unidad de convivencia.
  3. Cautelarmente, en el caso de rastros de incumplimiento de los requisitos establecidos.
  4. Por traslado al extranjero por un periodo continuado o bien no superior a noventa días naturales por año, sin haber comunicado a la unidad gestora anticipadamente exactamente el mismo, ni estar correctamente justificado.
  5. Incumplimiento de las condiciones asociadas a la compatibilidad del IMV con rentas de trabajo o bien actividad económica por cuenta propia.
  6. Cualquier otra cosa que se determine reglamentariamente.

Extinción del derecho

El derecho a la prestación se extinguirá por las próximas causas:

  1. Fallecimiento del titular. No obstante, cuando se trate de unidades de convivencia, cualquier otro miembro que cumpla los requisitos, va a poder presentar una nueva petición.
  2. Pérdida terminante de ciertos requisitos demandados para el mantenimiento de la prestación.
  3. Resolución recaída en un procedimiento sancionador que de esta manera lo determine
  4. Salida del territorio nacional sin comunicación ni justificación a la entidad gestora a lo largo de un periodo, continuado o bien no, superior a noventa días naturales por año.
  5. Renuncia del derecho.
  6. Suspensión de la prestación por tiempo superior a un año.
  7. Incumplimiento reiterado de las condiciones asociadas a la compatibilidad del IMV.

Deja un comentario